La anatomía de los ovarios

Los ovarios forman parte del sistema reproductor de la mujer. Cada mujer tiene 2 ovarios, uno situado a cada lado del útero. Se encuentran situados a ambos lados del útero. Un ovario de una mujer madura tiene la forma y el tamaño de una pequeña ciruela y pesa entre 7 y 14 gramos.

Anatomía del ovario - Partes de los ovarios

 

Partes del ovario

El ovario tiene tres partes: 

  • Corteza. Dentro de la corteza distinguimos la zona albugínea, que contiene tejido conjuntivo denso subyacente al epitelio germinal; además de estroma y folículos.
  • Médula. Tejido conectivo laxo muy vascularizado e inervado que se continúa con el mesoovario a través del hilio.
  • Hilio o red ovárica. Contiene vasos sanguíneos y linfáticos. En el hilio se visualizan células productoras de andrógenos con las características de las células que sintetizan hormonas esteroideas.

Los ovarios están colgados de ligamentos elásticos de tejido conjuntivo entre la el útero y la pared abdominal, al igual que las trompas de Falopio, que permite que se mantenga en su posición:

  • El ligamento útero-ovárico: va desde la porción medial del ovario al fondo del útero.
  • El ligamento suspensorio: se dirige del ovario a la pared abdominal.
  • El mesoovario: se une a lo largo del útero.
  • El mesosálpinx: fija al ovario a las trompas de Falopio.
  • El ligamento tubo-ovárico: une al ovario con el pabellón de la trompa de Falopio.

¿Dónde están ubicados los ovarios?

Los ovarios tienen el tamaño de una avellana y están situados en la pelvis de la mujer.
Los ovarios están formados por una zona central y una zona periférica donde se encuentran los folículos ováricos. Durante la infancia la superficie del ovario es lisa, pero en la mujer adulta es rugosa, debido a las pequeñas cicatrices que se producen con la expulsión de los óvulos.

¿Cúal es su función?

Los ovarios son las glándulas reproductoras femeninas encargadas de la producción de  los óvulos para la reproducción. Los óvulos se desplazan desde los ovarios hacia el útero a través de las trompas de Falopio, pequeños conductos que conectan los ovarios con el útero. Si durante el trayecto, el óvulo es fertilizado por un espermatozoide se produce un huevo o cigoto que se aloja en el útero. Si no es fertilizado se produce la menstruación o regla.


Los ovarios producen estrógenos y progesterona, hormonas que preparan el útero para que se produzca la anidación del óvulo fecundado e iniciarse así la gestación. El óvulo una vez fertilizado se implanta en el útero y comienza el embarazo.


Además, estas hormonas son responsables de los caracteres sexuales femeninos como desarrollo de las mamas y regulan el ciclo menstrual y el embarazo. Durante la menopausia, los ovarios dejan de liberar óvulos y de producir hormonas.