Cómo detectar el cáncer de ovario

En la mayoría de las ocasiones el cáncer de ovario se diagnostica en estadios avanzados, por lo que la paciente acude a la consulta por presentar algún síntoma.

Cómo detectar el cáncer de ovario. Pruebas para cáncer de ovario

 

Pruebas para detectar el cáncer de ovario

Las pruebas para detectar el cáncer de ovario son múltiples, pero previa a cualquier prueba el médico ha de realizar una historia clínica y una exploración

Durante la realización de la historia clínica el médico investiga sobre los síntomas relacionados con el tumor, los antecedentes familiares de la enfermedad (madre o hermana que hayan padecido cáncer de ovario) y los antecedentes personales de otra neoplasia (cáncer).

Exploración ginecológica (citología)

El segundo paso es la realización de la exploración ginecológica de la paciente, buscando signos y síntomas que puedan orientar hacia la sospecha de la enfermedad, como un ovario agrandado o signos de líquido en el abdomen (ascitis). El médico palpa el útero, la vagina, los ovarios, la vejiga y el recto para detectar cambios inusuales, si bien muchos tumores son muy pequeños antes de diseminarse y no se pueden sentir ni detectar con seguridad mediante un examen médico.

Con la exploración clínica es habitual que se realice citología vaginal , aunque que en el caso de cáncer de ovario suele ser normal.
 
La exploración ginecológica se complementa con la realización de la ecografía, técnica que permite conocer la extensión en profundidad del tumor y la afectación de otras estructuras vecinas (tanto órganos como ganglios). El aparato utilizado se llama ecógrafo. Las dos modalidades usadas son: 

  • Ecografía abdominal y pélvica: la prueba se realiza colocando una sonda sobre el abdomen y pelvis, recoge los ultrasonidos generados por el ecógrafo. La técnica es indolora y dura entre 10 y 15 minutos.
  • Ecografía transvaginal: en este caso la sonda se introduce por la vagina. Aunque la prueba es indolora puede ser un poco molesta para la paciente. Es una prueba con una precisión diagnóstica muy alta

Análisis de sangre y orina

Aunque el análisis de sangre no es una prueba específica para detectar el cáncer de ovario, sí permite conocer el estado general de la paciente y detectar complicaciones asociadas al proceso tumoral.

Marcadores tumorales

Los marcadores tumorales para detectar cáncer de ovario son sustancias que aparecen en cantidades superiores a lo normal en los pacientes que padecen algunos tipos de cáncer.

En el cáncer de ovario el marcador más preciso es el antígeno CA 125, que se encuentra elevado en el 70-80% de los casos, sin embargo, en mujeres menores de 50 años con afecciones como endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria y fibromas uterinos, es posible que se observe un aumento en el nivel del CA-125.

Por ello, el uso de este análisis sirve únicamente para apoyar el diagnóstico del cáncer y su evolución a lo largo del tratamiento. También nos sirve para detectar recidivas

Algunos cánceres de las células germinales pueden producir elevación de otros marcadores tumorales como la gonadotropina coriónica humana (HCG) y/o de la alfafetoproteína (AFP) y/o lactato deshidrogenasa (LDH)

Algunos tumores estromales de ovario causan un aumento en los niveles sanguíneos de una sustancia llamada inhibina y de hormonas, como el estrógeno y la testosterona.

Escáner o TC (Tomografía Computerizada)

El escáner es un aparato de rayos X, que realiza radiografías del paciente desde varios ángulos.

Estas imágenes son combinadas y procesadas en un ordenador para dar lugar a radiografías en las que se visualizan de forma muy precisa todos los órganos.

La duración de la prueba es de unos minutos, en los que es necesario que el paciente permanezca inmóvil sobre la camilla del escáner. Es una prueba indolora. Tiene la ventaja de detectar alteraciones no visibles en la radiografía, y aportar información sobre la afectación de zonas vecinas.

Es una prueba de gran importancia a la hora de tomar decisiones en el tratamiento, sobre todo en el caso de la cirugía.
 

Tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) o PET-CT.

Las células del cuerpo asimilan diferentes cantidades de azúcar, dependiendo de su metabolismo. Las células tumorales, son más propensas a absorber cantidades más grandes de azúcar que las células normales.

En el PET se emplea una sustancia azucarada radiactiva se inyecta en el cuerpo del paciente. En las zonas de más metabolismo se concentra más sustancia radiactiva.
Un escáner detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo.

La imagen de una PET no es tan detallada como en una CT pero se fusiona con las imágenes de un TC y permite determinar si las áreas anómalas del TC son tumorales o no.

Otras pruebas para saber si se tiene cáncer de ovario

Resonancia magnética nuclear (RMN)

Es una técnica que permite obtener imágenes muy semejantes a las ofrecidas por el escáner, pero utilizando campos magnéticos en lugar de rayos X.  La realización de la prueba, así como sus ventajas y aplicaciones, son similares a las del escáner.

Biopsia

Solo con una biopsia es posible tener un diagnóstico definitivo, consiste en la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarlo a través de un microscopio.

En el cáncer de ovario esta muestra de tejido se suele obtener mediante Laparoscopia.

En la laparoscopia se emplea un tubo delgado que tiene una fuente de luz a través del cual se puede observar los ovarios y otros órganos de la pelvis y abdomen a través de una pequeña incisión en el abdomen.

Esta técnica permite confirmar la extensión del tumor y ayuda a planificar el tratamiento quirúrgico o de quimioterapia.

Paracentesis

Consiste en la extracción del líquido acumulado en el abdomen (ascitis) con el objetivo de obtener una muestra para su análisis o para vaciar la cavidad peritoneal y producir un alivio en el paciente (paracentesis evacuadora). La técnica consiste en puncionar con una aguja gruesa la pared abdominal hasta llegar al líquido. Se utiliza anestesia local en la zona de la punción. En el líquido obtenido se estudia la existencia de células tumorales y también el marcador tumoral CA-125.

Recomendaciones tras las pruebas diagnósticas

Algunas recomendaciones que te pueden ser útiles y facilitar la realización de determinadas pruebas diagnósticas en el cáncer de ovario son: 

  • Acude acompañada. Charlar con una persona cercana te ayudará a estar más tranquila.
  • Pide a su médico que te explique lo que va a pasar. No te dejes llevar por tu imaginación.
  • Céntrate únicamente en lo que ocurre en cada momento.
  • Utiliza alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si estás nerviosa, coméntaselo a tu médico. Puede darte alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.

Diagnóstico precoz del cáncer de ovario

No existe actualmente ningún método eficaz que facilite el diagnóstico precoz, por lo que hasta el 75- 80% de los casos se presentan en fases avanzadas.

En el momento actual no existen pruebas que cumplan los requisitos necesarios en la población general, para ser consideradas como de diagnóstico precoz del cáncer de ovario. No obstante, las líneas de investigación para conseguirlas no cesan.

Actualmente, se llevan a cabo estudios de screening en poblaciones en las que existe un alto riesgo de desarrollo de la enfermedad, como es el caso de las mujeres con uno o más familiares de primer grado con cáncer de ovario (madre o hermana) o pacientes con antecedentes personales de cáncer de mama.