Causas del cáncer de ovario

Las  “causas del cáncer de ovario” o factores de riesgo es todo aquello que puede incrementar el riesgo de padecer una enfermedad concreta. Sin embargo, no siempre que se tenga uno o varios factores de riesgo significa que se va a padecer dicha enfermedad.

En la actualidad no se conocen exactamente cuáles son las causas de la mayoría de los cánceres de ovario, pero, si que se han identificados algunos factores que pueden incrementar el riesgo de padecer uno de los subtipos más frecuentes de cáncer de ovario: el epitelial. Sin embargo se desconocen las causas que producen los otros dos subtipos, el germinal y los tumores del estroma.

Causas del cáncer de ovario. ¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

 

¿Cuáles son los principales factores de riesgo del cáncer de ovario?

Los factores de riesgo del cáncer de ovario epitelial que aumentan el riesgo de padecerlo son los siguientes:

  • Edad.
  • Factores hereditarios.
  • Tratamientos hormonales.
  • Lactancia.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Sop.
  • Talco.
  • Tabaquismo y Alcohol.
  • Ausencia de embarazo.
  • Mala alimentación.

A continuación, explicamos mas detalladamente cada uno de estos factores.

Edad

Como en la mayoría de tumores, el riesgo de padecer cáncer de ovario aumenta con la edad. El cáncer de ovario es infrecuente en las mujeres menores de 40 años, y la mayoría de los cánceres ováricos se desarrollan tras la menopausia. La mitad de todos los cánceres de ovario se encuentran en mujeres de 63 años o más.

Factores hereditarios

Aproximadamente de 5 a 10 por ciento de los casos de cáncer de ovario son hereditarios y se asocian a mutaciones en ciertos genes, dando lugar al síndrome de cáncer de mama y ovario hereditario.

Entre el 10 % y el 15 % de los tipos de cáncer de ovario/trompa de Falopio se producen debido a una mutación genética, o cambio, que ha sido transmitida dentro de una familia. Una mutación del gen BRCA1 o BRCA2 está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar este cáncer. Si normalmente una mujer tiene un riesgo en toda la vida de entre el 1 % y el 2 % de presentar cáncer de ovario ó trompa de Falopio, una mujer con una mutación de BRCA1 tiene un riesgo en toda la vida de cerca del 40 %, y una mujer con una mutación de BRCA2 tiene un riesgo en toda la vida de cerca del 10 al 20 %.

Además, el 40 % de las mujeres con cáncer de ovario que se diagnostican, tienen una mutación de BRCA sin tener antecedentes familiares. Debido a esto, a todas las mujeres con cáncer de ovario menores de 70 años de edad se les debería un estudio genético para BRCA1 y BRCA2, independientemente de sus antecedentes familiares.


Existen otros síndromes que también incrementan el riesgo de cáncer de ovario, entre otros: 

  • Síndrome de hamartoma tumoral PTEN o  enfermedad de Cowde, se asocia además a cáncer de mama, tiroides y endometrio. Se produce por  mutaciones en el gen PTEN.
  • Cáncer colorrectal hereditario sin poliposis o síndrome de Lynch: las mujeres con alteración en genes como MLH1, MLH3, MSH2, MSH6, TGFBR2, PMS1, y PMS2, presentan hasta un riesgo del 10%de cáncer de ovario y se asocia con un riesgo muy elevado de cáncer de colon y endometrio.
  • Síndrome Peutz-Jeghers. Es muy infrecuente y se asociaademás del cáncer de ovario  con un riesgo incrementado de padecer tumores del aparato digestivo 
  • Las mujeres con síndrome de Li-Fraumeni o con  ataxia-telangiectasia también pueden tener un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de ovario. 

Tratamientos hormonales

Los tratamientos hormonales previos también son un importante factor a tener en cuenta: mientras que los anticonceptivos orales (OC) protegen contra esta enfermedad (se estima hasta un 50% menos de incidencia en aquellas mujeres que han tomado anticonceptivos 5 o más años), la terapia hormonal sustitutiva (THS) administrada durante la menopausia parece que aumenta el riesgo. El riesgo parece ser mayor en mujeres que sólo reciben estrógeno (sin progesterona) por muchos años (al menos 5 o 10). Es menos claro que haya un riesgo aumentado para las mujeres que reciben tanto estrógeno como progesterona.

No está claro que el tratamiento para la fertilidad con fertilización in vitro (IVF) pueda aumentar el riesgo de tumores de ovario.

Lactancia

La lactancia está relacionada con una disminución del riesgo de cáncer de ovario. Mientras más tiempo se amamante, más disminuye el riesgo de cáncer de ovario. Las mujeres que amamantan durante por lo menos 8 a 10 meses reducen más el riesgo de cáncer de ovario.

Sobrepeso y obesidad

Según estudios actuales no está claro la relación entre cáncer de ovario y obesidad. Sin embargo en mujeres con un índice de masa corporal de al menos 30 pueden presentar un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario, aunque no los subtipos más agresivos. 

Sop (síndrome de ovario poliquístico) y cáncer de ovario

La relación entre SOP y cáncer de ovario no está clara ya que los datos actuales son contradictorios. Aunque algunos estudios de escasa importancia sugirieron se incrementa el riesgo de cáncer de ovario, otros estudios poblacionales de gran alcance no han confirmado estas relaciones.

Talco

En algunos estudios se ha observado una relación del talco y el cáncer de ovario, sin embargo los resultados han sido poco esclarecedores, ya que algunos estudios indicaron un riesgo levemente mayor y otros no indicaron ningún aumento. 
La investigación en esta área continúa.

Tabaquismo y alcohol

El consumo de tabaco y alcohol no parece que esté relacionado con el incremento de aparición de cáncer de ovario.

Ausencia de embarazo

En diversos estudios se ha observado que las mujeres que han tenido varios hijos (multíparas), tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de ovario que las que no han tenido hijos (nulíparas).
La razón por la que se produce esto no es del todo conocida, aunque parece que tiene relación con el número de ovulaciones que se produce a lo largo de la vida de la mujer. En cada ovulación, al salir el óvulo del ovario se produce una pequeña cicatriz que tiene que repararse y que favorece el que se produzca una alteración celular. Las multíparas tienen menos cicatrices porque durante el embarazo no se producen ovulaciones.

Otros factores de riesgo

Alimentación 

No está claro que una alimentación rica en frutas y verduras y pobre en grasas y carne roja reduzca el riesgo de cáncer de ovario. Sin embargo, una alimentación saludable puede ayudar a prevenir otras enfermedades, incluyendo algunos otros tipos de cáncer.

¿Es posible la prevención del cáncer de ovario?

Es importante tener en cuenta que no existe en la actualidad ninguna manera de prevenir la mayoría de los cánceres de ovario, ya que muchas mujeres presentan algún factor de riesgo de cáncer de ovario y no quiere decir que lo vayan a padecer a lo largo de su vida.

Hay que tener en cuenta que los factores de riesgo incrementan mínimamente la probabilidad de cáncer y en la mayor parte de las ocasiones no explican su incidencia. Por tanto modificaciones en estos factores reducen el riesgo de padecer cáncer de ovario sólo ligeramente.

Recomendaciones

Anticonceptivos orales

El uso de anticonceptivos orales reduce el riesgo de padecer cáncer de ovario tanto para mujeres con mutaciones BRACA como en aquellas mujeres sin alteraciones genéticas. Estudios actuales demuestran que la toma de anticonceptivos reduce un 50% el riesgo de cáncer de ovario si al menos se han tomado durante 5 años.
Sin embargo no se recomienda tomar anticonceptivos como prevención de cáncer de ovario ya que conllevan algunos riesgos y efectos secundarios graves. Siempre es recomendable hablar con el especialista sobre los beneficios y riesgos de tomar anticonceptivos.

Ligadura de trompas, histerectomía (extirpación del útero)

Reducen el riesgo de cáncer de ovario en aproximadamente dos tercios y un tercio, respectivamente.

Salpigectomía (extirpación de las trompas de Falopio)

En algunos estudios se ha observado que la salpingectomía se relaciona con una disminución del riesgo de cáncer de ovario. Cuando se extirpan ambas trompas de Falopio, el riesgo de cáncer de ovario se reduce más que cuando se extirpa una sola trompa de Falopio.

Evitar la obesidad

Reducir el sobrepeso y la obesidad puede reducir ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Que hacer en caso de tener antecedentes familiares de cáncer de ovario o mutación BRCA

Si los antecedentes familiares indican que una mujer podría tener un síndrome asociado con un alto riesgo de cáncer de ovario, sería recomendable acudir a una unidad de consejo genético, que tras revisar los antecedentes personales y familiares de la paciente, decidirá si es necesario realizar un estudio genético que permite detectar si presenta una de las mutaciones genéticas que está asociada con un mayor riesgo de cáncer de ovario.
En aquellas  mujeres que tienen mutaciones BRCA1 o BRCA2 se puede considerar la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio (una salpingooforectomía bilateral) para reducir el riesgo de cáncer de ovario antes de que incluso se sospeche clínicamente. Esta intervención reduce de manera importante el riesgo de cáncer de ovario, pero no lo elimina por completo, ya que estas mujeres tienen un mayor riesgo de carcinoma peritoneal primario. 
El riesgo de cáncer de trompa de Falopio también es mayor en las mujeres con estas mutaciones en BRCA1 o BRCA2.  Por lo que se recomienda que a las mujeres con alto riesgo de cáncer de ovario se extirpe, además de los ovarios, las trompas de Falopio (salpingooforectomía).
Se ha observado una reducción importante del riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas con mutaciones del gen BRCA a quienes se les extirparon los ovarios.
En estas pacientes el riesgo de cáncer de ovario se reduce hasta un 95%, y el riesgo de cáncer de mama un 50% o más.