¿Cómo te podemos ayudar?

¿Qué es el cáncer de ovario?

Los ovarios son los órganos de reproducción femeninos, donde se producen los óvulos.

Tienen el tamaño de una avellana y están situados en la pelvis de la mujer.

Los ovarios están formados por una zona central y una zona periférica donde se encuentran los folículos ováricos. Durante la infancia la superficie del ovario es lisa, pero en la mujer adulta es rugosa, debido a las pequeñas cicatrices que se producen con la expulsión de los óvulos.

En cada ciclo menstrual, uno de los ovarios expulsa un óvulo, que a través de las trompas de Falopio llega al útero. Si durante el trayecto, el óvulo es fertilizado por un espermatozoide se produce un huevo o cigoto que se aloja en el útero. Si no es fertilizado se produce la menstruación o regla.

Los ovarios producen estrógenos y progesterona, hormonas que preparan el útero para que se produzca la anidación del óvulo fecundado e iniciarse así la gestación.

 

Nuestro organismo está constituido por un conjunto de órganos, los cuales a su vez están formados por células, que se dividen de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas y mantener así la integridad y el correcto funcionamiento de los distintos órganos.

Este proceso está regulado por una serie de mecanismos que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estable.

Cuando estos mecanismos se alteran en una célula, esta y sus descendientes inician una división incontrolada que con el tiempo dará lugar a un tumor. Si estas células además de crecer sin control adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer.

Cuando las células tumorales, con capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, están ubicadas en el ovario, hablamos de cáncer de ovario. 

Este tumor, puede crecer de cuatro maneras: 

  • Crecimiento local: el cáncer de ovario crece por invasión directa a todas las estructuras vecinas como las trompas de Falopio, útero, vejiga y recto. Este crecimiento por contigüidad se produce al romperse la cápsula del ovario. 
  • Diseminación peritoneal: es la forma más frecuente de crecimiento del cáncer de ovario. Se produce por desprenderse las células del tumor y esparcirse a través de la cavidad abdominal colonizando el peritoneo (membrana que reviste la cavidad abdominal y envuelve las vísceras situadas en ella). A este tipo de diseminación también se le denomina siembra peritoneal
  • Diseminación linfática: los ganglios que se afectan con más frecuencia son los situados en la pelvis y alrededor de la arteria aorta. 
  • Diseminación hematógena: se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hígado, hueso y pulmón. Este tipo de crecimiento no es frecuente en el cáncer de ovario y cuando lo hace es tardíamente.

 

Contenido relacionado