Tratamiento del melanoma: Secuelas y seguimiento

Los tratamientos del melanoma van desde la cirugía a la inmunoterapia. Cuando un melanoma es descubierto en su estadio inicial y extirpado debidamente las perspectivas son excelentes.

Tipos de tratamientos para acabar con el melanoma

En realidad, los pacientes con melanoma en su estadio inicial pueden tener tasas de supervivencia tan altas como el 95%. Pero cuando el melanoma ha dado metástasis, la tasa de supervivencia es menor, lo cual pone en evidencia el desafío de los clínicos para hallar maneras de controlar mejor las formas avanzadas de esta neoplasia maligna.

Los tratamientos para el melanoma que disponemos en la actualidad son:

Cirugía

La cirugía es el tratamiento primordial del melanoma y consiste en la resección del tumor con márgenes libres, que deben de ser entre 0.5 a 2 cm, en función de la profundidad del propio tumor.

Por márgenes libres se entiende a márgenes de piel sana y normal que rodea los bordes del cáncer.

Tratamientos del melanoma - Profundidad del tumor y márgenes libres

En la mayoría de casos puede realizarse una extirpación ípeltica simple bajo anestesia local, con cierre directo. En algunos casos no es posible el cierre directo del defecto, siendo necesario recurrir a colgajos o a injertos de piel.

Existe controversia sobre la conveniencia de extirpar los ganglios linfáticos regionales. Los ganglios del territorio cutáneo representan un paso obligado para las células tumorales a fin de alcanzar la circulación linfática alrededor del tumor. Se ha demostrado una progresión ordenada de la metástasis a lo largo de los ganglios regionales y la probabilidad de encontrar una micrometástasis en un ganglio más alejado es menor del 2% cuando el primer ganglio es negativo. Por esta razón, este primer ganglio recibe la denominación de ganglio centinela.

Se recomienda realizarlo cuando el espesor del tumor primario sea grande, por ejemplo mayor 1 mm o aunque sea menor presente ulceración de la piel o infiltración linfovascular. Si este ganglio está sano, entonces lo más probable es que el resto de ganglios estén sanos, por lo que no se recomienda extirparlos. Si el ganglio centinela es positivo se debe realizar la extirpación de los ganglios regionales.

La extirpación de los ganglios linfáticos supone un mayor riesgo de complicaciones como infección, hemorragia o linfedema.

En la mayoría de los pacientes con metástasis a distancia de melanoma, el tratamiento debe orientarse a preservar la calidad de vida y a prolongarla en lo posible. Si la metástasis es única se puede intentar extirparla quirúrgicamente. La cirugía también tiene un papel en la paliación de los síntomas que producen estas lesiones.

Se puede optar por cuidados exclusivamente sintomáticos en pacientes ancianos o muy debilitados, dado que en éstos el tratamiento sistémico puede acarrear más riesgo que beneficio.

Inmunoterapia

La inmunoterapia o terapia biológica en melanoma ha supuesto una de las grandes líneas de investigación en esta enfermedad y continúa siéndolo. 

La inmunoterapia se basa en que la reacción del sistema inmune del paciente con melanoma puede frenar el avance de la enfermedad.

La terapia biológica trata de estimular al sistema inmune con la finalidad de que pueda actuar más eficazmente en su lucha contra la enfermedad. 

Nuevos fármacos que actúan produciendo muerte celular, inhiben procesos de crecimiento celular, etcétera, que todavía están en fase experimental. La inmunoterapia es un tipo de tratamiento que se basa en la estimulación del propio sistema inmunológico del paciente para que sea capaz de reconocer y eliminar las células tumorales.

La combinación de la inmunoterapia con la quimioterapia puede aumentar la eficacia de este tratamiento. El problema de estos medicamentos es que no son inocuos y muchos pacientes no pueden tolerar sus efectos secundarios: cansancio, fiebre, cefalea, dolores musculares, irritabilidad, etcétera.

Tratamientos del melanoma - Cirugía

 

Quimioterapia 

Los pacientes con metástasis no subsidiarias de tratamientos locales (cirugía o radioterapia) pueden recibir terapias paliativas con inmunoterapia sola o asociada a quimioterapia con resultados prometedores. 

En general la quimioterapia como tratamiento único, no es muy eficaz contra el melanoma, a diferencia de otro tipo de tumores. 

Radioterapia

La radioterapia está indicada en aquellos pacientes con afectación ganglionar por melanoma o en aquellos pacientes con metástasis ya que es muy eficaz en el control del dolor en caso de metástasis óseas, o para paliar los síntomas que las metástasis pueden ocasionar en el cerebro o en la médula espinal.

La radioterapia es en la actualidad, una de las terapias oncológicas más empleadas en el tratamiento de los tumores malignos. Para más información sobre la radioterapia selecciona aquí.

Secuelas del melanoma y su tratamiento

Las secuelas de la cirugía del melanoma dependen de la localización y del área de superficie cutánea que haya que extirpar.

La principal secuela es la cosmética. En la extirpación del melanoma se recomienda la extirpación de un margen de piel sana alrededor de la lesión de tamaño variable. En algunos casos, el defecto originado en la piel por la extirpación se puede cerrar fácilmente aproximando bordes y el resultado es una cicatriz. Pero cuando no es posible el cierre de esta manera se recurre a injertos o colgajos cutáneos, por lo que la alteración estética es mayor. El injerto se obtiene de otra parte del cuerpo, generalmente las piernas o la región glútea. 

Aquellos pacientes que son sometidos a un vaciamiento ganglionar regional pueden desarrollar en la evolución posterior una retención de líquidos en la extremidad, llamada linfedema, por debajo de la región ganglionar intervenida (en una pierna si la linfadenectomía se ha practicado en una ingle, en brazo si la linfadenectomía se practicó en axila). Esto se debe a que los ganglios linfáticos se encargan de realizar el drenaje de líquidos que se acumulan en los tejidos de las extremidades debido al efecto de la gravedad.

El linfedema es un proceso crónico con episodios de mejoría y de reagudización, y el tratamiento consiste en medidas posturales, compresivas y de drenaje preferentemente dirigidas por un especialista en rehabilitación.

Seguimiento y revisiones después de un melanoma

Aunque se realice una extirpación completa del tumor existe riesgo de que el melanoma reaparezca en la misma zona (recidiva local) en los ganglios próximos (recidiva regional) o en otros órganos (metástasis).

Para hacer un diagnóstico lo más temprano posible de las posibles recidivas es necesario que los pacientes con melanoma realicen revisiones médicas periódicas. Tu médico te recomendará con qué frecuencia debe de hacerse el seguimiento, que por lo general depende del estadio en que se diagnosticó y cuando se extirpó el tumor.

Es importante que el propio paciente se vigile los lunares nuevos o cambios en lunares ya conocidos.

En cualquier caso, se recomienda evitar la exposición solar y emplear protectores solares de alto índice de protección.

Tratamientos para curar el melanoma - Seguimiento