¿Cómo te podemos ayudar?

Seguimiento y revisiones después del cáncer de recto

Una vez finalizado el tratamiento es preciso realizar revisiones periódicas, necesarias para confirmar que el paciente sigue bien.

También sirven para el seguimiento y control de los efectos secundarios y para aplicar, en caso necesario, un tratamiento lo más rápidamente posible.

Incluso tras el plan terapéutico más completo, existe un riesgo de reaparición de la enfermedad. Su diagnóstico precoz permite ofrecer nuevamente un tratamiento curativo lo antes posible para mejorar los síntomas.

Es importante la vigilancia continua con exámenes rectales cada tres meses durante los primeros dos años junto con pruebas radiológicas periódicas.

Contenido relacionado