¿Cómo te podemos ayudar?

Evolución del cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es el quinto en frecuencia entre los hombres en países desarrollados (tras los tumores de próstata, pulmón, colorrectales y de estómago), con aproximadamente 357.000 nuevos casos al año en todo el mundo (274.000 hombres y 83.000 mujeres).

Representa el 3,3% de todos los tumores (el 4,7% en hombres y el 1,6% en mujeres). Pero como en muchos otros cánceres hay grandes diferencias entre los países menos y más desarrollados.

El 65% de los casos se registran en países desarrollados, sobre todo en el sur de Europa y Norteamérica, ligados a la alta proporción de fumadores entre la población masculina. Aunque la mayor incidencia local se produce en el norte de África, concretamente en Egipto, donde un parásito, el “Schistosoma haematobium” es el causante de un gran número de casos.

Como el cáncer de pulmón, es mucho más frecuente entre los hombres. La razón de sexo es de 3,3 hombres por cada mujer en el mundo, 3,8 en Europa, y 7 en España. Se trata de dos tumores muy ligados al hábito de fumar. 

En España se diagnostican unos 12.200 casos anuales, lo que representa el 11% de los tumores del sexo masculino (10.700 casos) y el 2,4% de los femeninos (1.500 casos). La incidencia en nuestro país es de las más altas del mundo, siendo el cuarto tumor más frecuente en hombres, tras los de pulmón, próstata y colorrectales (tasa ajustada mundial en 2002: 33 nuevos casos/100.000 habitantes/año). Sólo en  Egipto se registran mas casos (se estima una incidencia de 37). Su tendencia es a aumentar lentamente.

En mujeres, tanto la incidencia como la mortalidad son bajas y relativamente estables.

El 90-93% de los cánceres de vejiga en nuestro medio son carcinomas de células transicionales. El resto son carcinomas escamosos y adenocarcinomas.

La mayoría de los casos se diagnostican entre los 65 y los 75 años, con un máximo a los 70, aunque se registran casos desde los 40-45 años. 

Un 70-75% de los casos de cáncer de vejiga se pueden atribuir al consumo de tabaco, y hasta un 20% a exposiciones ocupacionales (sobre todo a aminas aromáticas, como es el caso de los trabajadores que están en contacto con gomas, tintes, pinturas, metal, cueros, o bien mineros y conductores). Otros factores de riesgo conocidos son la infección crónica por el “Squistosoma haematobium” (propia del norte de África), y en general todas las infecciones crónicas del tracto urinario. También el uso de algunos medicamentos (fenacetina o ciclofosfamida) podría estar implicado en el origen de un cáncer vesical. No hay datos concluyentes sobre otros factores de riesgo, como el cloro añadido al agua de bebida o el café.

La mejor manera de prevenir la aparición de un cáncer de vejiga, es no fumar, y controlar el riesgo ocupacional.

 

La supervivencia en España es superior a la media europea, sin embargo, en nuestro país fallecen unas 4.100 personas al año a causa del cáncer de vejiga.

 

Supervivencia

 

Aproximadamente el 75% de los hombres y el 70% de las mujeres que sufren un cáncer de vejiga en España sobreviven más de 5 años. Se trata de una supervivencia global, sin tener en cuenta edad, tipo histológico o fase de la enfermedad.

La supervivencia en España es superior a la media europea, que se sitúa en torno al 69% a los 5 años, y junto con Islandia, Alemania y Austria, registra las tasas de supervivencia  más altas de Europa. 

 

Mortalidad

 

El cáncer de vejiga fue la causa de aproximadamente 145.000 muertes en todo el mundo en el año 2002, siendo la novena causa de muerte por cáncer entre los hombres  (2,8% del total de fallecimientos por tumores malignos).

En España fallecen unas 4.100 personas al año por su causa, 3.350 hombres (el 5,7% de todas las muertes por cáncer y el 1,9 % del total de muertes), y 720 mujeres (el 2,1% de las muertes por cáncer y el 0,4% del total de muertes). Es la sexta causa de muerte por cáncer en los hombres, tras los tumores de pulmón, colorrectal, próstata, hematológicos y estómago. Los municipios con mayor mortalidad son los del sur de Andalucía  (Huelva, Cádiz, Sevilla y Almería) y el área de Barcelona.

La tasa mortalidad en España es de las mas altas del mundo en hombres (tasa ajustada mundial en 2002: 9 muertes/100.000 habitantes/año). Como la incidencia, la mortalidad es muy superior en ellos (la razón de sexos es de 4,6 hombres fallecidos por cada mujer). La mortalidad en mujeres es baja (1,4) y permanece estable.

La edad media al fallecimiento por cáncer de vejiga en España es de 72 años entre los hombres y 75 entre las mujeres.

La mortalidad desciende en España desde los años 90. En nuestro país el descenso comenzó un poco mas tarde que en el resto de Europa y es achacable al descenso de fumadores, a la prevención de los riesgos laborales, a los mejores tratamientos  y a los diagnósticos cada vez mas precoces. Pero a pesar del descenso en las tasas de mortalidad, el aumento y envejecimiento de la población, hacen presumir un aumento en el número de muertes por esta enfermedad en los próximos años.

 

Contenido relacionado