¿Cómo te podemos ayudar?

Causas del cáncer de vejiga

En la actualidad se conocen factores que parece que poseen una relación con el cáncer de vejiga.

Entre ellos destacan:
  • Tabaco: el consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) es el factor de riesgo más importante en el cáncer de vejiga. De hecho los fumadores presentan un riesgo 2 veces mayor de presentar dicho tumor que los no fumadores. Las sustancias cancerígenas del tabaco pasan a la sangre, son filtradas por el riñón y se concentran con la orina en la vejiga.
  • Edad: como en la mayoría de los tumores, a edad más avanzada mayor es el riesgo de padecer este tumor. Este cáncer es muy poco frecuente por debajo de los 40 años.
  • Sexo: los hombres tienen de 2 a 3 veces más riesgo de desarrollar cáncer de vejiga que las mujeres. Probablemente sea debido a que los primeros presentan mayor consumo tabáquico.
  • Exposición laboral: los trabajadores de determinadas industrias químicas en las que se emplean aminas aromáticas como la bencidina, presentan mayor riesgo para desarrollar dicho tumor. Las industrias con mayor riesgo son las textiles, del cuero, del caucho y de pinturas y colorantes.
  • Raza: la raza blanca presenta mayor riesgo que los afroamericanos y asiáticos en el desarrollo de dicho tumor.
  • Infecciones crónicas de la vejiga pueden favorecer la aparición de cáncer a ese nivel. La infección por el parásito Schistosoma supone un factor de riesgo para este cáncer. En España no se da este tipo de infección.
  • Determinados agentes quimioterápicos: determinados fármacos como la ciclofosfamida o la ifosfamida empleados en el tratamiento del cáncer incrementan el riesgo de padecer cáncer de vejiga. Para evitar o reducir la irritación vesical producida por estos fármacos, en ocasiones, se emplea una sustancia protectora llamada mesna.
  • Antecedentes personales de cáncer de vejiga: incrementan el riesgo de aparición de un segundo tumor a ese nivel.

Es importante destacar que actualmente no existen evidencias científicas que demuestren que el cloro que se añade al agua para hacerla potable y la sacarina causen cáncer a ese nivel.

 

Contenido relacionado