¿Cómo te podemos ayudar?

Síntomas de la leucemia aguda

El diagnóstico puede tener lugar de forma casual, durante la realización de un análisis de sangre o como consecuencia de un fallo brusco en el funcionamiento de la médula ósea que provoca alteraciones en los glóbulos (palidez, mareos, hemorragias, infecciones).

A veces son los dolores óseos, o el aumento de tamaño de diversos órganos, el primer signo de la enfermedad.

La alteración del funcionamiento de la médula ósea (“fallo medular”) provoca la aparición de hemorragias (por la falta de plaquetas o alteraciones de la coagulación de la sangre), infecciones (por la disminución de la capacidad defensiva del cuerpo al disminuir los glóbulos blancos normales) o manifestaciones de anemia (cansancio, palidez, mareos, zumbidos de oídos, palpitaciones, etc).

Todos estos síntomas se dan también en otras enfermedades y es la combinación de ellos de un modo preciso y las alteraciones en los análisis de sangre, lo que sugiere al médico que la persona padece un fallo medular. En algunos tipos de leucemia puede existir un aumento de tamaño de un testículo, dolores de cabeza muy persistentes, dolores cerca de las articulaciones y otros datos de invasión extramedular.

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

 

Contenido relacionado