¿Cómo te podemos ayudar?

¿Qué es la leucemia mieloide crónica?

Los leucocitos son las células blancas de la sangre.

Su función principal es defendernos de las infecciones. Hay tres tipos principales: polimorfonucleares, linfocitos y monocitos. Todos ellos se originan en la médula ósea a partir de una célula madre pluripotencial, que también es la responsable de producir los otros tipos de células sanguíneas: las células rojas (hematíes) y las plaquetas.

Las células madre dan lugar a los diferentes tipos de células sanguíneas a través de un proceso de maduración que tiene lugar en gran parte en la médula ósea y que en algunos casos termina fuera de ella.

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

 

 

La leucemia mieloide crónica (LMC) es una enfermedad hematológica maligna y crónica de la médula ósea en la que la célula defectuosa es una célula madre capaz de producir casi todos los glóbulos de la sangre excepto los linfocitos T.

 

A pesar de esta capacidad, en la práctica las células que más crecen en las personas con LMC son las células que tienen gránulos (granulocitos) por lo que también se llama leucemia granulocítica crónica.

Constituye el 15-20% de los casos de leucemia en los adultos y se suelen diagnosticar cada año 1-2 casos por cada 100.000 habitantes. La edad media de presentación es de 55 años, con un leve predominio en los varones.

Las instrucciones para el funcionamiento de las células (genes) son como un programa de ordenador y se encuentran empaquetadas (cromosomas). En la LMC se pegan los cromosomas 9 y 22 e intercambian material entre sí, dando lugar a un cromosoma 22 pequeñito que se ha denominado históricamente “cromosoma Filadelfia” (abreviado como Ph) porque se describió en dicha ciudad norteamericana.

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

Contenido relacionado