¿Cómo te podemos ayudar?

Seguimiento y revisiones después de una leucemia mieloide crónica

El seguimiento es muy estricto y tecnificado, pero se utilizan poco las técnicas de imagen habituales en otros tumores. Aquí predomina la evaluación directa por parte del médico y el estudio minucioso de la evolución de la enfermedad mediante análisis genéticos de la sangre.

El primer objetivo es que la persona quede asintomática y que su análisis de sangre se normalice (respuesta hematológica). El segundo es que los análisis genéticos más antiguos dejen de detectar el cromosoma Ph (respuesta citogenética completa). Por último, se considera deseable que la enfermedad quede reducida al mínimo y que no sea detectable ni con técnicas de biología molecular como la reacción en cadena de polimerasa, (PCR cuantitativa) que habitualmente son capaces de detectar “una aguja en un pajar”, es decir 1 célula enferma entre más de 1.000 células sanas (respuesta molecular).

La respuesta molecular se clasifica en niveles en función del número de peldaños que se reduzca la enfermedad detectable con respecto al análisis previo (cada peldaño supone dividir aproximadamente por 10 el número de células detectadas tomando como referencia la unidad).

En este momento muchos investigadores piensan que cuanto más rápidamente se reduzca la enfermedad y menos quede, mejor será la evolución de los pacientes. Sin embargo, esta conclusión todavía no se debe considerar definitiva. 

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

Contenido relacionado