Factores de riesgo del Linfoma no Hodgkin

Al igual que con otros linfomas, no existen factores de riesgo en los Linfomas No Hodgkin claramente identificados como causantes de estas enfermedades.

La mayoría de las veces no hay un claro factor de riesgo, aunque cada vez se implica más a los microbios como agentes causales.

Factores de Riesgo del Linfoma No Hodgkin cuadrados de madera

 

Edad

Aunque pueden aparecer en niños, son más frecuentes en los adultos. De hecho, la mayor parte de ellos se dan en personas por encima de los 50 años.

Se diagnostican cada año unos 3-10 casos por cada 100.000 habitantes y su frecuencia va en aumento, sin que por el momento se conozca con certeza el motivo.

Problemas inmunológicos

Son más frecuentes en personas con problemas inmunológicos (SIDA, enfermedades autoinmunes), o con tratamientos que afectan a la inmunidad y pacientes trasplantados de órganos o tejidos.

Antecedentes familiares

La existencia de antecedentes directos de estas enfermedades en la familia puede condicionar un mayor riesgo que la población general para tener este tipo de procesos.

Exposición a virus

Algunos microbios implicados: Helicobacter pylori (linfomas gastrointestinales), virus de Epstein-Barr (linfoma de Burkitt), virus de la hepatitis C (algunos linfomas del bazo).

Se cree que es posible que la presencia de algunas infecciones crónicas puedan facilitar la malignización celular, debido a la activación constante de las células del sistema inmune.

¿Es posible la prevención del Linfoma no Hodgkin?

No; la mayor parte de las personas con Linfomas No Hodgkin no tienen factores de riesgo conocidos ni causa concreta aparente, por lo que no hay medidas de prevención precisas que sirvan para evitar la aparición de la enfermedad.

Recomendaciones

La adopción de hábitos saludables puede ser beneficiosa para las personas, pero como parte de los cuidados de promoción de la salud esenciales para cualquiera.