Pronóstico del Linfoma no Hodgkin

No existe un pronóstico de Linfomas No Hodgkin común para todos los tipos .

De forma práctica, a veces se agrupan en dos grandes grupos en base al posible pronóstico:

  • Linfomas agresivos: Son los que llamamos “linfomas de alto grado”. Tienden a crecer rápidamente y suelen provocar síntomas, a veces “de aparición en forma muy explosiva”. Estos son habitualmente bastante sensibles a las terapias, por lo que suelen responder al tratamiento con mejoría clínica. Y, paradójicamente, presentan mayores probabilidades de curación.
  • Linfomas indolentes: También conocidos como “linfomas de bajo grado”. Su comportamiento suele ser menos agresivo, por lo que a veces se mantienen estables en el tiempo a pesar de los tratamientos (e incluso a veces no necesitan terapia, y solo se requiere vigilancia). Pero se consideran -de forma global- difícilmente curables.