¿Cómo te podemos ayudar?

¿Qué es un linfoma no Hodgkin?

Los linfomas son un grupo de enfermedades en las que aparecen células malignas en el sistema linfoide.

Sistéma línfático

El sistema linfoide forma parte del sistema inmunológico (inmunidad) del organismo. Su misión es la de distinguir entre lo propio y lo ajeno y por ello participa en la defensa frente a las agresiones externas, por ejemplo de los virus o las bacterias.

El sistema linfático está compuesto por ganglios linfáticos que son pequeñas bolitas que a veces podemos palparnos debajo de la mandíbula o en las ingles. Estos ganglios están distribuidos por todo nuestro cuerpo, y se unen unos con otros por los vasos linfáticos. Aparte de los ganglios y los vasos linfáticos, el sistema linfático también está compuesto por otras estructuras: el bazo, el timo, las amígdalas, etc.

El protagonista del sistema linfoide es el linfocito, un tipo especial de glóbulo blanco, que como todos se origina en la médula ósea a partir de una célula madre pluripotencial, que también es la responsable de producir los otros tipos de células sanguíneas.

Hay varios tipos de linfocitos: los B, T y NK. Los linfocitos B se encargan de producir anticuerpos (inmunoglobulinas) y se encuentran tanto circulando en la sangre como en otros tejidos especializados (tejidos linfoides) como p.ej. los ganglios linfáticos.

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

 

 
Nuestro organismo está constituido por un conjunto de órganos, los cuales a su vez están formados por células, que se dividen de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas y mantener así la integridad y el correcto funcionamiento de los distintos órganos.

Este proceso está regulado por una serie de mecanismos que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estable.  

Cuando estos mecanismos se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada que con el tiempo dará lugar a un tumor. 

Si estas células además de crecer sin control adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) estamos ante un tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer.

Cuando el cáncer se origina a partir de los linfocitos del sistema linfático, hablamos de linfoma. Dado que el tejido linfático se encuentra en todo el cuerpo, el linfoma puede comenzar en prácticamente cualquier parte del cuerpo.

 

¿Qué son los Linfomas No Hodgkin?

Son un grupo heterogéneo de linfomas que tienen comportamientos y pronósticos distintos. Se agrupan únicamente por razones históricas y su nombre deriva de que su descripción fue posterior en el tiempo a la del linfoma de Hodgkin. Actualmente es un término que cada vez su usa menos y se tiende a llamar a cada linfoma por su nombre propio.

Según su comportamiento, se dividen en dos grupos: linfomas indolentes o de crecimiento lento y linfomas agresivos o de crecimiento rápido. Los primeros son difíciles de curar si están extendidos por el cuerpo y avanzan poco a poco (a veces incluso se mantienen parados años y años sin necesidad de tratamiento). Los segundos son con frecuencia curables aunque estén extendidos, pero ponen en peligro la vida a corto plazo si no se tratan precozmente.

Algunos tipos indolentes: linfoma de linfocitos pequeños, linfomas foliculares, etc. Algunos tipos agresivos: linfoma de células grandes, linfoma linfoblástico, linfoma de Burkitt, etc.

Según el linfocito que haya enfermado, se habla de linfomas de origen B (los más frecuentes), linfomas de origen T, linfomas NK, etc.

Al contrario que en el caso del linfoma de Hodgkin, es frecuente que estos linfomas se originen fuera de los ganglios linfáticos (se les llama entonces linfomas “extranodales") y por ello también se habla de linfoma cutáneo, linfoma cerebral, linfoma pulmonar, linfoma testicular, linfoma gastrointestinal…, dependiendo de dónde estaba el linfocito que dio lugar al tumor. Cuando se originan en un ganglio (nodales), su nombre no depende del ganglio concreto donde aparecieron.

Cuando se analizan al microscopio se comprueba si son de origen B, T, NK…y su tipo concreto.

Para la elección del tratamiento unas veces es más importante el lugar de comienzo y otras el tipo o el origen celular.

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) 

 

 

 

Contenido relacionado