¿Cómo te podemos ayudar?

Secuelas después de un linfoma no Hodgkin

El tratamiento estos linfomas cura a la mayoría de los enfermos. Sin embargo, se han descrito algunas complicaciones tardías y riesgos a largo plazo que pueden presentar los supervivientes y que conviene conocer.

La radioterapia puede dañar los órganos que están cerca del campo de radiación, como por ejemplo la glándula tiroides, las mamas, corazón, pulmón, gónadas (testículos y ovarios), etc y provocar de forma infrecuente la aparición de nuevos tumores (sobre todo de mama y pulmón).

La quimioterapia pueden provocar a largo plazo (de forma infrecuente) alteraciones cardiacas o pulmonares o nuevos tumores (leucemia, síndromes mielodisplásicos y otros tipos de linfoma distintos del inicial). La inmunoquimioterapia puede facilitar la reactivación de algunos virus que están dormidos en el organismo (como el de la hepatitis B u otros menos conocidos). Por último, la fertilidad se puede ver afectada con algunos tipos de quimioterapia, por lo que se recomienda discutir con su médico especialista la necesidad o no de iniciar estrategias de preservación de la fertilidad.

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

 

 

 

Contenido relacionado