¿Cómo te podemos ayudar?

Seguimiento y revisiones después de un linfoma no Hodgkin

Una vez que se alcanza la remisión de la enfermedad, es  muy importante la realización de un seguimiento adecuado.

Para ello es necesario realizar revisiones periódicas, en las que se incluye la entrevista con el médico, la exploración clínica, la realización de análisis sanguíneos y en determinados momentos algunas pruebas de imagen (como por ejemplo el escáner.) La prueba PET no forma parte de este tipo de revisiones porque no resulta útil. 

Si reaparece la enfermedad existen tratamientos de rescate similares a los descritos para las personas que no responden al tratamiento inicial y diversos tratamientos en investigación.

 

Actualizado por el Dr. Fernando Ramos Ortega, Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

Contenido relacionado