¿Cómo te podemos ayudar?

¿Qué es el melanoma?

La piel es el órgano más grande del cuerpo cuya misión principal es la de protegernos de la temperatura, del sol y de las  infecciones. La piel recoge las sensaciones de temperatura, el tacto y el dolor.

Las características de la piel (es decir, el grosor, el color, la textura) no son uniformes en todo el cuerpo. Por ejemplo, la cabeza presenta más folículos pilosos que cualquier otra parte, mientras que las plantas de los pies no tienen ninguno. Además, la piel de la planta de los pies y de la palma de las manos es más gruesa.

Tiene varias capas; una capa externa llamada epidermis, otra más interna denominada dermis y debajo de esta última la hipodermis.

La capa más externa, epidermis, está en continua descamación porque sus células (queratinocitos) se dividen y reemplazan continuamente. Por debajo de estos hay otra clase de células llamados melanocitos. Los melanocitos se encuentran en la parte más inferior de la epidermis. Producen melanina que es el pigmento que da color a la piel.

Cuando recibimos los rayos solares, los melanocitos producen más pigmento, con lo cual la piel se broncea y se oscurece.

 

La piel es el órgano que recubre todo nuestro cuerpo y que hace de “frontera” con el exterior.

Tiene varias capas; una capa externa llamada epidermis, otra más interna denominada dermis y debajo de esta última la hipodermis o grasa subcutánea.

La capa más externa, epidermis, está en continúa descamación porque sus células (queratinocitos) se dividen y reemplazan continuamente. Es en esta capa donde se producen los tumores epidérmicos de la piel.

 
Cuando las células tumorales, con capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos se originan partir de los melanocitos, hablamos de melanoma.
 
 
Ilustración del melanoma

Melanoma es el nombre genérico de los tumores melánicos o pigmentados. A pesar de que la mayoría de los melanomas se originan en la piel, por ejemplo en el tronco o en las extremidades, también pueden aparecer en otras  superficies del cuerpo (como la mucosa de la boca, del recto o de la vagina, o la capa coroides del interior de nuestros ojos). Cuando el melanoma comienza en la piel, la enfermedad se denomina melanoma cutáneo.

Hay otros dos tipos de cánceres cutáneos diferentes al melanoma: el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular.

Aunque estos dos tipos de cáncer de la piel son los más  frecuentes, afortunadamente no representan más del 0,1% de las muertes debidas a cáncer. Suelen aparecer en personas de piel clara que han estado expuestos durante mucho tiempo al sol. Ambos tumores se tratan con métodos locales (criocirugía, radioterapia, escisión simple) con muchas posibilidades de curación en la mayoría de los casos.

 

Contenido relacionado