¿Cómo te podemos ayudar?

Evolución del cáncer de huesos

El osteosarcoma es un tumor óseo que afecta más a los huesos largos.

La localización anatómica más frecuente es en el fémur distal y la tibia proximal (huesos que forman la articulación de la rodilla). Otras localizaciones frecuentes son la del fémur proximal (cerca de la articulación de la cadera) y la del húmero proximal (cerca de la articulación del hombro).

Los tumores óseos primarios suponen menos del 0,2% de todos los tumores malignos.

El osteosarcoma es el tumor óseo más frecuente, suponiendo un 35% del total, sin tener en cuenta la edad o las localizaciones óseas. En segundo lugar está otro tumor maligno óseo primario llamado "Sarcoma de Ewing" (16% del total de los tumores óseos).

Alrededor del 2,7% de todos los cánceres infantiles son osteosarcomas. Es el doble de frecuente en varones que en niñas y la edad de aparición en la segunda década de la vida y en adultos jóvenes en su tercera década de edad.

 

El tratamiento multidisciplinar de esta enfermedad tumoral ha permitido que la supervivencia de estos pacientes mejore mucho, consiguiéndose que a los 5 años el 80% de los pacientes estén libres de enfermedad.

 

En el pronóstico influyen las variables que se tienen en cuenta para realizar la clasificación por estadios de esta enfermedad, que se han mencionado en el capítulo correspondiente. También influye el tipo histológico.

El osteosarcoma en el adulto es de peor pronóstico que en el niño o adolescente. Por último, los osteosarcomas desarrollados tras una alteración ósea previa (Enfermedad de Paget) o en huesos que hayan recibido radioterapia, tienen un comportamiento peor que las formas clásicas.

Contenido relacionado