¿Cómo te podemos ayudar?

Alteraciones médula ósea

La médula ósea se encuentra situada en el interior de determinados huesos y se encarga de producir las células de la sangre como los glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas.

Estas células se dividen rápidamente lo que las hace muy sensibles al efecto de la quimioterapia. Generalmente, se produce un descenso, más o menos importante, en la producción de cada una de ellas, lo que explicaría alguno de los síntomas siguientes:

 

Descenso de los glóbulos rojos (anemia)

 

La anemia es un descenso del número de glóbulos rojos o hematíes. Estos glóbulos rojos contienen una sustancia denominada Hemoglobina, que se encarga de transportar el oxígeno desde los pulmones al resto del organismo. Cuando la hemoglobina está en niveles por debajo de lo normal, los tejidos y órganos del cuerpo están menos oxigenados, por lo que un paciente con anemia se siente más cansado o débil de lo habitual.

 

Descenso de los leucocitos o leucopenia

 

¿Qué son los leucocitos?

Los leucocitos son las células que nos defienden de los microorganismos (bacterias y virus)  capaces de provocar una infección, más o menos grave, en el organismo.

 

¿Por qué se produce una leucopenia?

Con frecuencia, la quimioterapia destruye las células madre de la médula ósea, por lo que disminuye el número de leucocitos en la sangre provocando una inmunodepresión. Cuando un paciente está inmunodeprimido, tiene mayor riesgo de padecer una infección que, generalmente, es más grave que la que tendría una persona con las defensas normales.

 

¿Qué síntomas produce la leucopenia?

El descenso leve de los leucocitos no da lugar a ningún síntoma, sin embargo cuando el número de leucocitos es inferior a un valor determinado, el riesgo de infección es muy elevado y puede manifestarse con síntomas típicos de una infección. Cuando un paciente que está a tratamiento con quimioterapia presenta fiebre por encima de 38ºC, debe acudir inmediatamente a la consulta de su oncólogo o a un servicio de urgencias.

 

¿Cómo se diagnostica?

Su oncólogo le hará un análisis de sangre con regularidad, generalmente antes de iniciar un nuevo ciclo de quimioterapia, en el que incluirá un recuento del número de leucocitos. Si éste está por debajo de un valor concreto, probablemente el oncólogo retrasará el siguiente ciclo o disminuirá las dosis de los fármacos, hasta que los leucocitos alcancen cifras normales en sangre. Actualmente, existen una serie de fármacos denominados factores estimulantes de colonias que pueden prevenir la disminución de los leucocitos y evitar retrasos en las administraciones.

 

¿Qué puedo hacer para evitar la leucopenia?

La leucopenia secundaria a los tratamientos oncológicos no se puede prevenir modificando la alimentación o descansando más, ya que es debida a la acción que los fármacos, empleados en la quimioterapia, tienen sobre la médula ósea. Durante este periodo de inmunosupresión es importante que extremes los hábitos higiénicos y tomes una serie de precauciones con el fin de disminuir el riesgo de infección:

  • Evita el contacto con personas que pudieran tener algún tipo de infección (gripe, catarro, varicela…).
  • Existen vacunas que están elaboradas con virus vivos atenuados. Antes de ponerte cualquier vacuna, comenta a tu médico que está a tratamiento con quimioterapia, ya que la administración de estas vacunas con las defensas disminuidas puede causarte una infección seria.
  • Asimismo, evita el contacto con personas, incluido niños, que hayan recibido una vacuna con virus vivo atenuado (gripe, polio, rubéola, sarampión…).
  • Procura tomar medidas para evitar lesiones en la piel, ya que pueden ser un punto de entrada de bacterias:
    • Hidrata la piel diariamente.
    • Evita cortar las cutículas.
    • Utiliza guantes cuando estés preparando la comida (pueden protegerte frente a quemaduras y cortes).
    • Si tienes alguna herida en la piel, lávala con agua y jabón y añada antiséptico.
    • Lávate las manos frecuentemente.
    • Mantén una buena higiene bucal.

 

Descenso de las plaquetas (Plaquetopenia)

 

¿Qué son las plaquetas?

Las plaquetas son células producidas por la médula ósea, que poseen un papel muy importante en la coagulación de la sangre. Se encargan de realizar un taponamiento (coágulo) y evitar la hemorragia en caso de una herida.

 

¿Por qué disminuyen las plaquetas?

La quimioterapia afecta a la médula ósea destruyendo las células madre de las plaquetas, por lo que el número total de plaquetas en sangre periférica puede descender aumentando el riesgo de hemorragia, incluso ante mínimos traumatismos. De hecho se pueden observar hematomas que han surgido espontáneamente.

 

¿Cómo se diagnostica la plaquetopenia y qué síntomas tiene?

El diagnóstico se realiza cuando en un análisis de sangre se observa un descenso en el número normal de plaquetas.

Cuando el descenso no es importante no se produce ningún síntoma, sin embargo cuando el número de plaquetas está muy por debajo de un valor determinado puede aparecer:

  • Hematomas ante mínimos traumatismos o sin traumatismo previo.
  • Sangrado con gran facilidad: hemorragia con la orina, con el cepillado de dientes,…etc.

 

¿Qué puedo hacer para evitar la plaquetopenia?

La plaquetopenia secundaria a los tratamientos oncológicos no se puede prevenir modificando la alimentación o descansando más, ya que es debida a la acción que los fármacos, empleados en la quimioterapia, tienen sobre la médula ósea.

Cuando esto ocurre, es importante adoptar una serie de precauciones para evitar posibles hemorragias:

  • Evita golpes, traumatismos o cortes cuando realices actividades habituales
  • Ten precaución cuando manejes tijeras, cuchillos o cualquier otro utensilio cortante.
  • Procura no quemarte con la plancha o mientras cocina.
  • Procura evitar deportes de contacto o de riesgo.
  • El cepillado de los dientes ha de ser suave.
  • Acude a tu médico si aparece un punteado rojo en la piel (petequias), hematomas sin traumatismo previo, sangre en orina, sangrado de encías, etc.

Contenido relacionado