¿Cómo te podemos ayudar?

¿Por qué se producen los efectos secundarios del tratamiento?

Antes de iniciar el tratamiento, comenta con tu oncólogo, qué efectos secundarios puedes esperar que aparezcan con el tipo de tratamiento que te vayan a administrar.

Con la quimioterapia

 

La mayoría de los fármacos que se emplean en el tratamiento quimioterápico están diseñados para poder destruir las células mientras se dividen. Cuanto más rápido se dividen más sensibles son al tratamiento. Generalmente, las células tumorales se multiplican rápidamente por lo que se ven fácilmente afectadas por los fármacos, lográndose que el tumor desaparezca o disminuya de tamaño.

Sin embargo, en el organismo existen células sanas que, normalmente, se multiplican a gran velocidad, como pueden ser las del tubo digestivo, de los folículos pilosos (lugar de nacimiento del pelo), de la médula ósea (donde se forman las células de la sangre) que también se ven afectadas por la quimioterapia.

La destrucción de las mismas desencadena los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento, como son las náuseas y los vómitos, la pérdida de apetito, la caída del cabello (alopecia), el cansancio y la propensión a las infecciones, entre otros.

Otros órganos que pueden verse afectados, aunque con menos frecuencia, por el tratamiento son el riñón, corazón, pulmón, vejiga y sistema nervioso.

 

Si ya has comenzado con los ciclos, no dudes en indicarle a tu oncólogo cualquier síntoma que aprecies, de tal forma que pueda añadirte el tratamiento más indicado para que éste desaparezca o se haga más tolerable.

 

 

Con la radioterapia

 

La radioterapia consiste en la administración de radiaciones de alta energía en la zona del tumor. Se trata de un tratamiento local, por lo que los efectos secundarios ocurrirán únicamente en la zona que se ha recibido el tratamiento.

Las radiaciones destruyen las células tumorales por varios mecanismos, pero también puede afectar a los tejidos sanos que rodean a la zona del tumor. La aparición en mayor o menor grado de dichos efectos secundarios depende de varios factores:

  • De la técnica empleada.
  • De la dosis total administrada.
  • De la dosis por fracción.
  • De la localización del tumor y del volumen irradiado.
  • De la susceptibilidad de cada paciente.

Existen una serie de efectos secundarios que pueden aparecer independientemente de la zona del organismo que reciba tratamiento y otros específicos, que sólo aparecen dependiendo  de la zona en la que se administra el tratamiento. Con las técnicas modernas de radioterapia los efectos a largo plazo son poco frecuentes. Sin embargo, cuando ocurren suelen ser de difícil tratamiento.

  

Ante la aparición de cualquier síntoma en la zona de tratamiento debes comunicárselo a tu oncólogo radioterápico, ya que él te indicará qué tratamiento es el más indicado. En la actualidad existen fármacos que permiten prevenir o aliviar los efectos secundarios agudos provocados por el tratamiento con radiaciones.

Contenido relacionado