Este bloque está deteriorado o desaparecido. Puede que esté perdiendo contenido. Es posible que tenga que activar el módulo original.
/sites/default/files/aecc-posts/Fumar_es_contagioso.jpg

Solidaridad en la empresa:

El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable, responsable de más del 90% de los casos de cáncer de pulmón y provoca la muerte de más de 55.000 personas al año en España.

Además causa cáncer de esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y de cérvix, así como también leucemia mieloide aguda.

Por más vueltas que queramos darle, el lado positivo del consumo de tabaco no existe.

La mejor solución para reducir estos datos es prevenir el tabaquismo desde la infancia y para ello los adultos debemos dar ejemplo. La frase “hacen lo que ven en casa” es muy acertada en estos casos.

Los padres, tíos, profesores, etc., somos espejos en los que se miran los niños y por eso es fácil que adquieran la manera en la que nos comportamos, nuestros hábitos de alimentación, de higiene, y por supuesto, de consumo de tabaco.

El mensaje “no fumes que es malo” pierde peso en padres fumadores, y la percepción de riesgo en el menor disminuye.

Cuando los jóvenes empiezan a fumar lo hacen poco a poco, sin darse cuenta del gasto que supone esta adicción. Muéstrales un cálculo de lo que supone fumar al mes, al año y a los 5 años. Tal vez así se lo piensen dos veces ante de fumar su primer cigarrillo.

El cigarrillo electrónico ha entrado hace poco a formar parte de la lista de razones por las que los jóvenes comienzan a fumar. Se vende como un producto inocuo, una forma de jugar a fumar pero sin fumar.

La realidad es que la mayor parte de estos cigarrillos contienen dosis de nicotina que es precisamente la sustancia adictiva del tabaco con lo cual la dependencia física comienza en el momento en que lo prueban. Además, el hecho de habituarse al consumo de los cigarrillos electrónicos provoca una dependencia psicológica hacia el gesto de fumar. Con todo esto lo que están haciendo los jóvenes es pasar por la antesala del consumo de tabaco.

Razones para dejar de fumar

El deterioro de la salud del fumador y del que inhala el humo que expulsa es razón suficiente para dejar de fumar. Lo que ocurre en la población joven es que ese deterioro no lo perciben cercano a ellos. Pero existen otros motivos que les pueden tocar directamente la fibra.

  • Ahorro. Dinero es justo lo que necesitan para hacer mil cosas más aparte de fumar. El consumo de tabaco supone tener que sacrificar otras actividades que les apetezca hacer.
  • El olor a tabaco no se separa del pelo, de la ropa o peor aún, del aliento. La imagen para un joven es importante para la integración en grupos y para una persona que no fuma el olor suele ser desagradable. La solución está bastante clara.
  • La piel sufre mucho por el tabaco. Puntos negros, granos y espinillas, en definitiva, el acné se agrava con su consumo.
  • Los dientes amarillean por el humo del tabaco y provoca que pierdan su mejor sonrisa.

Te interesa:

Uno de los orígenes del consumo de tabaco.

Ver vídeo: http://bit.ly/1wdMfKm

¿Cuánta ceniza llega a producir un fumador de 20 cigarrillos al día?

Ver vídeo: http://bit.ly/1xaJgJH

¿Quieres dejar de fumar? Te ayudamos en todas partes y a todas horas.

Descarga Respirapp: http://bit.ly/1AX1VGi

Participa:

Haz un viral. Descarga en tu móvil este cartel y pásalo a los más jóvenes de tu entorno para que lo difundan.