Este bloque está deteriorado o desaparecido. Puede que esté perdiendo contenido. Es posible que tenga que activar el módulo original.
/sites/default/files/aecc-posts/foto%20%2812%29.jpg

LA MEJOR RECETA CONTRA EL CÁNCER: LA PREVENCIÓN

Hasta un 40% de los cánceres podrían evitarse con algunas de las medidas de prevención que forman parte del Código Europeo Contra el Cáncer.

Se trata de un documento elaborado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer y reúne 12 recomendaciones que puedes seguir según cuáles sean tus circunstancias.

El mensaje del Código es que tú puedes ser responsable de la reducción del riesgo de sufrir cáncer y de lograr vencer algunos tipos si se detectan a tiempo.

  • No fumes. No consumas ningún tipo de tabaco.
    El tabaco es responsable del 30% de los cánceres.
  • Haz de tu casa un hogar sin humo. Apoya las políticas antitabaco en tu lugar de trabajo.
    El humo aumenta un 35% el riesgo de sufrir cáncer de pulmón.
  • Mantén un peso saludable.
    Reducirás también el riesgo frente a otras enfermedades como obesidad diabetes, y enfermedades cardiovasculares.
  • Haz ejercicio físico a diario. Limita el tiempo que pasas sentado.
    Será suficiente con realizar diariamente 30 minutos de intensidad moderada, es decir, hasta que comiences a sudar ligeramente y el ritmo de la respiración y de los latidos del corazón se incremente, permitiéndote hablar.
  • Come saludablemente.
    - Consume gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras. 
    - Limita los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evita las bebidas azucaradas. 
    - Evita la carne procesada; limita el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.
  • Limita el consumo de alcohol, aunque lo mejor para la prevención del cáncer es evitarlo.
    Las bebidas alcohólicas incrementan el riesgo de padecer, entre otros, cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colorrectal y mama.
  • Evita una exposición excesiva al sol, sobre todo en niños. Utiliza protección solar. No uses cabinas de rayos UVA
    La piel tiene memoria y recuerda las agresiones recibidas años atrás. Hay que protegerse siempre, no solo en piscinas y playas, con crema, gorra, gafas, y ropa.
  • En el trabajo, protégete de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.
    Algunos de los principales contaminantes son: amianto, emisiones de motor diésel, aceites minerales sin tratar, polvo de sílice o compuestos de cromo VI.
  • Averigua si estás expuesto a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en tu domicilio y toma medidas para reducirlos.
    En este mapa puedes consultar los niveles de radón de todo el territorio español.
  • Para las mujeres.
    - La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama. 
    - Si puedes, amamanta a tu bebé.
    - La terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de cáncer de mama, consulta con tu ginecólogo.
  • Asegúrate de que tus hijos participan en programas de vacunación contra:
    - La hepatitis B (los recién nacidos)
    - El papilomavirus virus del papiloma humano (VPH) (las niñas).
  • Participa en programas organizados de cribado del cáncer:
    - Colorrectal: hombres y mujeres a partir de los 50 años.
    - De mama: mujeres a partir de 45-50 años, dependiendo de cada comunidad autónoma.
    - Cérvicouterino: mujeres a partir de los 25 años.

 

SIGUE LOS CONSEJOS DEL CÓDIGO EUROPEO CONTRA EL CÁNCER Y AYÚDANOS A DIFUNDIRLO.