Brea de Tajo participa en el ciclo de conferencias de la AECC 2015

Brea de Tajo

En el ecuador del verano, los profesionales de la AECC de Madrid se trasladaron hasta la localidad de Brea de Tajo, situada a 70 kilómetros al sureste de la Comunidad, para llevar a sus habitantes un mensaje de prevención contra el cáncer de piel y recomendaciones acerca de cómo protegerse del sol con precaución.

El doctor Santiago Méndez y el psicólogo Pedro Aguilar, pertenecientes al Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la AECC de Madrid, y la componente del Departamento de Juntas locales Gabriela Valle compusieron la representación de la Asociación en las dependencias municipales, que albergaron, a mediodía del jueves 13 de agosto, una conferencia-taller por espacio de más de una hora y media.

María del Rosario Mazariego, concejala de Salud, y la delegada local de la AECC en el municipio, Carmen España, asistieron a la intervención, a la que acudió más de una veintena de personas interesadas en los consejos y advertencias que se impartieron, con el acompañamiento de imágenes y gráficos.

En primer lugar, Gabriela Valle presentó las actividades de la AECC en Madrid y la importancia de las aportaciones de toda la población de cara a conseguir los objetivos prioritarios de la misma, como informar, concienciar, acompañar e investigar; agradeciendo y destacando la labor de la delegada de la AECC en Brea de Tajo, que ha permitido, junto al especial interés del alcalde de la localidad, Rafael Barcala, llevar a cabo la conferencia-taller.

Posteriormente, Santiago Méndez expuso en su intervención la importancia de la piel como órgano, con funciones vitales propias, como aislamiento de agentes patógenos y favorecedor de la termorregulación ante la exposición prolongada con el medio exterior. Asimismo, el doctor señaló las distintas radiaciones emitidas por el sol y las más importantes de cara a la protección, las radiaciones ultravioletas (UV); en concreto, los rayos UVA y UVB, ya que los UVC quedan retenidos por acción del capa de ozono.

Se insistió en dos cuestiones fundamentales: la piel tiene memoria y la lesión más importante no es la quemadura solar, sino la invisible lesión del ácido desoxirribonucleico (ADN) que se puede producir por acción de los rayos ultravioleta y que pueden desencadenar la aparición de lesiones premalignas o de cáncer de piel. Posteriormente, se comentaron aquellos factores que modifican la cantidad de radiación ultravioleta que llega hasta la población, como la época del año, la altitud, latitud, presencia de nubes,…

La protección solar se debe realizar en cualquier época del año, ajustando la misma a las características de la piel -a su fototipo- y de la actividad realizada. Las medidas más eficaces son las barreras físicas, como la utilización de vestimenta adecuada, gorros y gafas de sol homologadas. Para las partes descubiertas, y en actividades que requieran llevar poca ropa, como las acuáticas, “la utilización de cremas de protección solar es esencial, utilizándolas de manera adecuada, cantidad suficiente y reponiéndola al menos cada dos horas, dependiendo de la actividad”, apunta Méndez, haciendo hincapié en la protección de los niños.

A continuación, se llevó a cabo una intervención a modo de taller sobre aspectos psicológicos de la protección solar y una dinámica para que los asistentes conocieran mejor su actitud sobre la exposición solar y su debida protección, efectuada por el psicólogo Pedro Aguilar.

Aguilar expuso los resultados de una encuesta realizada por el Observatorio del Cáncer de la AECC, en donde se recogía la información y actitudes de los entrevistados, revelando que, a pesar de disponer de una información adecuada, no se llevaban a cabo correctamente las pautas de protección solar. Por ello es significativa la participación de un psicólogo, dado que “el cambio de hábitos no es sencillo”, señala el profesional.

Posteriormente, se proyectó un vídeo en el que se mostraba como las personas son influenciables por la actitud de los demás, a pesar de reconocer un riesgo evidente. Tras la proyección, se realizó una dinámica, en la que se mostraban distintas situaciones sobre la relación con el sol y la protección solar, pidiendo a los asistentes que anotaran sus experiencias y actitudes. Para finalizar pasando revista a cuatro modelos generales: el de la no protección, el de la cultura del moreno, el de las cremas solares y el de la protección solar.

Finalmente, y tras un buen número de preguntas efectuadas tanto al médico como al psicólogo, el acto se dio por concluido con un ágape para los asistentes y los ponentes ofrecido por el Ayuntamiento de la localidad, que se mostró muy satisfecho por este acercamiento de la AECC a Brea de Tajo, que a pesar de contar solo con más de medio millar de habitantes, su vecindad aumenta considerablemente en la época estival.