El concierto de Rozalén hace ‘saltar chispas’ en la Residencia Hogar de la AECC

El concierto de Rozalén hace ‘saltar chispas’ en la Residencia Hogar de la AECC

 "Que repitan que todo irá bien. Que me eches de menos. Que en la vida me quiera bien.”. Estos fueron algunos de los deseos que vertió la cantante albaceteña María Rozalén, que pertenecen al tema ‘Saltan Chispas’, en el pequeño concierto solidario organizado en la tarde del miércoles 9 de marzo por el Departamento de Trabajo Social de la AECC de Madrid en el salón-comedor de su Residencia Oncológica.

La cantautora manchega, de 29 años, más conocida popularmente por sus éxitos de 2013, con temas como ’80 veces’ o ‘Comiéndote a besos’, y más recientemente por interpretar ‘Berlín’, banda sonora de la película ‘Perdiendo el Norte’, no tuvo necesidad, en esta ocasión, de subirse a escenario alguno, puesto que no lo hubo. Acompañada de su guitarrista, Samuel Vidal, hizo un par de pruebas, se enjuagó la garganta, algo maltrecha tras llegar a Madrid de una mini-gira catalana, y echó a cantar a la altura de la gente. Ante un público volcado.

Trabajo Social de la AECC distribuyó un centenar y medio de entradas para sus usuarios, enfermos y familias más necesitadas, que atienden a diario en sus despachos. “Se lo merecen”, señalaba una de sus trabajadoras sociales, que apuntillaba que este concierto había sido un “sueño hecho realidad”, ya que a veces en su trabajo cotidiano utilizan las letras de la cantautora.

Rozalén, vestida de un negro que no restaba pizca de simpatía y picaresca que sus letras y gestos desprenden, interpretó solo media docena de canciones, que a los asistentes les supieron a mil: ‘Ahora’, ‘Será Mejor’, ‘Berlín’, ‘Las hadas existen’, ‘Comiéndote a besos’ y ‘Saltan chispas’, que levantó al público de sus asientos.

El esperado bis lo resolvió la manchega cantando el tango ‘Volver’, que hizo grande a Gardel, demostrando que no solo el pop maneja la cantante sino también otros palos como el tango o el flamenco, lo que hizo emocionarse a más de uno en la improvisada platea.

Tras la actuación, muy aplaudida, llegó la hora de las fotografías y la firma de autógrafos. La protagonista fue de lo más amable. Lo atendió todo. Acudió a la cita hasta el presidente de su club de fans, Pablo Novera, siempre atento a la cantante. En ese instante, se distribuyó la esperada merienda para los asistentes.

En plena gira de su nuevo disco ‘Quién me ha visto’, que retoma el 13 de marzo en Orense y el 18, en Pamplona, este pequeño recital ha sido como un descanso para ella. “Parece que estas canciones que hice un día sirven ahora”, afirmó Rozalén como haciendo un guiño a las trabajadoras sociales de la AECC, que han llevado este recital a su programa ‘Ocio en Familia’. “Qué puedo hacer mejor yo un miércoles por la tarde”, se preguntó la cantante.

Un ‘kit de la ternura’, que contenía una piruleta de corazón, una pulsera de la AECC, un bolígrafo y un deseo escrito sobre letras de la propia Rozalén, inspirarían al término del concierto a que los asistentes salieran y escribieran en un corazón deseos para adherirlos al ‘Árbol de la Inspiración’. En uno de ellos se podía leer: “Más canciones, más viajes, más risas. Menos cáncer”.