‘Hombres G’ rememora los años de ‘movida madrileña’ junto a la AECC en un íntimo concierto solidario destinado a ayudar

‘Hombres G’ rememora los años de ‘movida madrileña’ junto a la AECC

Salieron al escenario del Teatro Barceló, de Madrid, antigua discoteca ‘Pachá’, y se prendieron unos lazos rosas en sus camisetas. David Summers, Daniel Mezquita, Rafa Gutiérrez y Javier Molina, los componentes de ‘Hombre G’, se volcaron en su primer concierto bajo el lema ‘Destinados a ayudar’, que no tenía otro objetivo que apoyar con su música y sus canciones más emblemáticas a los enfermos de cáncer; como se encargó de recordar David, la voz del grupo, mediada la noche del primer día de diciembre de 2016.

Lleno absoluto. Centenares de seguidores y, sobre todo, seguidoras del mítico grupo del pop-rock español que durante más de tres décadas continúa al pie del cañón por toda España y América, continente al que acudirán con su repertorio a partir del próximo mes de marzo.

Un vídeo corporativo introdujo la gran velada, que durante hace semanas había colocado el cartel de no hay billetes. Una cita que hubiera llenado diez o más teatros Barceló; pero que, en esta ocasión, se quiso organizar algo más intimista, no por ello menos vibrante, y donde el público se enganchó por completo a pocos metros del coqueto escenario que han pisado figuras internacionales como Prince o los Rolling Stones.

El periodista Jota Abril fue el encargado de presentar el concierto, con su habitual buen hacer y simpatía de otras ocasiones; seguidamente, la responsable de Relaciones Externas de la AECC, Teresa González, no dudó de ser la voz de la Asociación y agradeció a todos, asistentes, patrocinadores y

 K-Digital -el promotor- por su apoyo y, en especial, a los cuatro componentes de ‘Hombres G’ por su presencia altruista en un sueño que poco a poco va haciéndose realidad: ‘Destinados a ayudar’.

El ambiente no podía ser mejor. Frío fuera y calor dentro, el generado en la sala nada más escuchar los primeros rasgueos de las guitarras y el repicar de las baquetas del batería Javi Molina. Como en los mejores tiempos. Por unos segundos, el público, sobre todo los que bien sobrepasaban la edad de los cuarenta, se transportó por unos minutos a revivir aquellos años 80 de la ‘movida madrileña’, y de la música de los bares y ‘garitos’ de aquella época dorada de la música española.

“Hoy me he levantado dando un salto mortal. He echado un par de huevos a mi sartén. Dando volteretas he llegado al baño; me he duchado y he despilfarrado el gel. Porque hoy, algo me dice que voy a pasármelo bien…” De esta manera comenzó la fiesta. Esta letra, que pertenece a la canción ‘Voy a pasármelo bien’, de 1989, dio paso a otras tan coreadas como ‘Chicas cocodrilo’; ‘Un par de palabras’; ‘Me siento bien’; la balada ‘Te quiero’; ‘Indiana’; la cinematográfica ‘Suéltate el pelo’; ‘Marta tiene un marcapasos’’, que comenzó a cantar a capela por todo el público nada más escuchar la batería; “Venezia’, el tema que abrió su primer LP; y la autobiográfica e informal de Summers ‘Sufre mamón’, que llevó al cine al grupo por vez primera en 1987.

Durante el concierto, una de las notas con más carga emocional de la noche fue la aparición en el escenario, con su guitarra, de Daniel, de solo 16 años, hijo de David Summers, que desde hace muy poco se ha decidido a acompañar a su padre en algunos conciertos y ya ha estrenado canción.

La noche más esperada se hizo realidad a favor de los enfermos de cáncer. ‘Hombres G’, la banda mítica del pop-rock español conoció la Residencia Oncológica desde dentro en la víspera del concierto; y, solo veinticuatro horas después, sus componentes lograron corresponder con creces con lo que mejor saben hacer: cantar y tocar subidos en el escenario de la solidaridad.