Médicos y enfermeras del Hospital General de Villalba asisten a una jornada sobre deshabituación tabáquica

Médicos y enfermeras del Hospital General de Villalba asisten a una jornada sobre deshabituación tabáquica

Miembros del Comité de Prevención Tabáquica del Hospital General de Villalba asistieron, a última hora de la mañana del martes 27 de junio, a una jornada de formación impartida por profesionales de la AECC sobre deshabituación tabáquica.

Tras una breve introducción a cargo de la coordinadora del Voluntariado de la AECC en el centro hospitalario de referencia en Collado-Villalba, Monica García, se distribuyeron la hora prevista de intervención el doctor Santiago Méndez y el psicólogo Pedro Aguilar.

En una de las salas reuniones del hospital, el doctor Méndez inició su ponencia, ante los médicos y enfermeras presentes, exponiendo los aspectos sobre la diferencia “entre no hacer nada y dar el consejo mínimo en las consultas de los profesionales sanitarios”, dando a conocer las evidencias de varios artículos y de los metaanálisis o estadísticas de varios estudios realizados por la prestigiosa Biblioteca Cochrane.

En todos ellos se observaba una ventaja en la abstinencia de aquellos pacientes que habían recibido el consejo mínimo para dejar de fumar, frente a los que no la habían recibido. Por ello, Méndez destacó el estatus de fumador del profesional, sea fumador o no, “no debería influir en dar dicho consejo”. Asimismo, el ponente afirmó que “el consejo mínimo debe ser firme, serio, claro, breve, personalizado, motivador…”.

Méndez mostró el trabajo, entre otros, en el que en veintitrés segundos se capta al paciente y en tres minutos se puede dar un buen consejo para dejar de fumar; además de mostrar las ‘cinco aes’: “averiguar el estado de fumador del paciente, analizar las variables psicológicas, aconsejar para dejar de fumar, ayudar a dejar de fumar y acordar los pasos a seguir”, recordó.

Después de dar también un repaso a los “nuevos retos”, como actuar en pacientes con consumo de las nuevas formas de administración de nicotina, dio paso a su compañero, el psicólogo Aguilar, que abordó unas nociones muy generales sobre instrumentos de evaluación disponibles para el tabaco y, posteriormente, unas líneas básicas del modelo de cambio y las herramientas de la entrevista motivacional. 

En su exposición se trataron temas como las etapas de cambio, las herramientas motivacionales aplicadas al consejo mínimo, la importancia de no juzgar al fumador, En definitiva, subrayó la importancia de “ser motivador” y buscar los motivos de cada persona para dejar de fumar, que pueden o no coincidir con las indicaciones médicas.  

Esta iniciativa se une a la llevada a cabo el pasado 31 de mayo, con motivo del Día Mundial sin Tabaco. Entonces, el Voluntariado de la AECC y miembros del Comité de Prevención Tabáquica y del Servicio de Neumología del hospital repartieron plantas aromáticas entre los visitantes, haciendo un guiño a la nocividad de otra planta, la del tabaco.