El papel del pediatra en la prevención del consumo de tabaco

Tabaco

Se ha celebrado en el Colegio de Médicos el Curso “El papel del pediatra en la prevención del consumo de tabaco” en su 8ª Edición. Está acreditado por la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias con 1,8 créditos. Han acudido 7 pediatras. Se ha celebrado los días 23 y 24 de octubre con 10 horas de duración y han participado en él Pedro Aguilar, Psicólogo y los Drs. Pilar Kloppe y S. Méndez del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la aecc JP Madrid.

El Programa del curso consistió:

  • Día 1:
    • Epidemiología del tabaquismo.
    • Bases neurofisiológicas de la adicción al tabaco.
    • Dependencia y síndrome de abstinencia.  
    • Tratamiento del síndrome de abstinencia.
    • Información a jóvenes
    • Fases del proceso de dejar de fumar. Identificarlas para adaptar el consejo mínimo en tabaco.
    • Beneficios al dejar de fumar.
  • Día 2:
    • Fisiopatología del tabaquismo. 
    • Tabaquismo en el hogar: el niño como fumador pasivo.
    • Intervención mínima sistematizada. 
    • Descanso 
    • Habilidades básicas de la intervención motivacional

 

En la conferencia se expusieron los datos más recientes sobre consumo de tabaco en el mundo y en nuestro entorno, señalando que un 70 % de la población NO fuma. El hecho de hacer este llamamiento a los pediatras se debe a que la edad de inicio del consumo tiene una media de 13 años y que el 90 % de la exposición de los niños al humo del tabaco se produce en los hogares desde la entrada en vigor de la actual ley de consumo del tabaco.

Se explicaron las bases neurofisiológicas de la adicción al tabaco, así como el síndrome de abstinencia y su tratamiento. Sólo con que todos los pediatras de España diera el consejo mínimo a los padres para dejar de fumar, se producirían cerca de 5000 abandonos del tabaco cada año. Por último se expusieron los beneficios que se producen al dejar de fumar, si bien, a los adolescentes, se les debe resaltar aquellos que se producen a corto plazo y no los relacionados con el desarrollo de futuras enfermedades. Así es conveniente recordarles las mejoras estéticas que se producen al abandonar el tabaco (olor del pelo, color de dientes  etc.) así como el daño que produce en el rendimiento deportivo el hecho de fumar.