A pesar de no ser perfectos… ¿cómo podemos ser el candidato/a ideal?

Sin duda, algo que todos y todas tenemos que hacer alguna vez a lo largo de nuestras vidas, es afrontar la búsqueda de una salida laboral donde poder realizarnos como profesionales.

En ese camino, tenemos que enfrentarnos a diferentes retos, pero como todo, cuanto mejor preparados y entrenados afrontemos este desafío, mejores resultados obtendremos.

Para ello y desde el punto de vista de aquellas personas que están al otro lado de la mesa mientras que realizamos la entrevista para optar al deseado puesto de trabajo, vamos a destacaros algunos puntos que pueden ser claves para convertirnos en el candidato/a ideal.

Hoy en día nuestro currículo no es lo único que habla de nosotros, de hecho, lo que cuenta cada vez más para los reclutadores, mas allá de nuestra formación y trayectoria, es nuestra capacidad y actitud para abordar un nuevo empleo.

En esta línea, hay una serie de competencias y habilidades que conviene trabajar y tener en cuenta, ya que, a la hora de decidir, harán que la balanza se incline a nuestro favor.

  • Trabaja en ti: Antes de postular a un empleo, piensa en quién eres, en qué trabajos te sientes mejor y desde ahí, busca que entorno y empresa, pueden ofrecerte el mejor lugar para desarrollarte.
  • Nuestro CV y la carta de presentación… Son la llave de entrada para acceder al puesto de trabajo en cuestión, pero recordad, solo es eso, si nuestra actitud durante la entrevista, nuestras ganas y nuestra motivación no acompañan, ni el mejor cv es garantía de consecución del puesto de trabajo en cuestión.
  • Infórmate de la empresa: Antes de la entrevista cerciórate de que busca la empresa, cuál es su actividad y desde ahí, busca como relacionar tus capacidades con los objetivos de la misma. Eso implica que no solo hables de ti, sino que también muestres interés por los planes que tiene la compañía.
  • Cuida tu forma de comunicarte: no solo lo que decimos habla de nosotros. La comunicación no verbal (los gestos, la postura, nuestro aspecto físico) también cuentan mucho de nosotros, por lo que ocupémonos de que todo el mensaje que trasmitimos vaya en consonancia con lo que queremos contar.
  • Diferénciate del resto: todos y cada uno de nosotros tenemos una habilidad, un valor añadido que nos hace únicos. Es vital descubrir cuál es que te hace brillar y ser capaz de ponerlo en práctica cuando llegue el momento. 
  • Desarrolla tu empatía:  Recuerda que durante la entrevista tanto tu como el reclutador tenéis una necesidad. Si somos capaces de crear afinidad con la persona que nos está entrevistando, ya estaremos mostrando nuestra capacidad para relacionarnos. Cuida que tu discurso sea coherente y que sobre todo responda a las dudas que nuestro cv no ha despejado aún para ser la persona seleccionada.


Y por último y no menos importante: ¡MUESTRA ILUSIÓN POR LO QUE HACES!, eso sin duda, sí que marcará la diferencia.

 

Sara Caballero
Consultora en ConTalento Recursos Humanos