“Pocas cosas nos coartan la libertad como el tabaco"

“Pocas cosas nos coartar la libertad como el tabaco”, señala el psicólogo de la AECC Pedro Aguilar en una jornada para dejar de

“En los primeros estadios del paciente que desea dejar de fumar es muy importante darle información de manera no invasiva ni autoritaria”, afirmó el psicólogo de la AECC Pedro Aguilar en la Jornada ‘Dejar de fumar. Un reto de todos’, organizado por la Fundación Más que Ideas. “Porque cuando una persona cree que el tabaco no es un problema para su vida, si somos demasiados contundentes y frontales, más que una motivación, lo que estamos haciendo es que esa persona se aleje”, argumenta.

El especialista del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la AECC madrileña participó como ponente en el coloquio inaugural sobre el tabaco y las condicionantes físicos, emocionales y sociales de la deshabituación tabáquica, junto a los doctores Regina Dalmau, cardióloga del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, y presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT); Eva de Higes, neumóloga del Hospital Universitario Fundación Alcorcón y miembro del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y coordinador del Grupo Emergente de Tabaquismo de esta sociedad; y José Luis Díaz-Maroto, coordinador nacional del Grupo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Con la ágil moderación de Diego Villalón, miembro de la Fundación Más que Ideas, y la asistencia de medio centenar de personas procedentes de distintos ámbitos del tabaquismo, pacientes y especialistas al Espacio Harley, de Madrid, durante toda la tarde del miércoles 28 de septiembre, Aguilar y el resto de ponentes expusieron sus conocimientos y vertieron sus opiniones con el fin de potenciar la concienciación de que el consumo de tabaco es un problema de salud pública a nivel mundial, siendo el principal factor de riesgo de muchas enfermedades como el cáncer o las dolencias de pulmón y cardiovasculares, además de poner el foco en los aspectos integrales del tratamiento, tanto desde el punto de vista farmacológico como psicológico.

“Sobre todo, hay que saber qué representa el tabaco para esa persona”, apunta Aguilar, que lo adjetiva como “muleta” que utiliza el sujeto fumador para afrontar situaciones de la vida, “y al que hay que buscar alternativas para que pueda afrontar las situaciones cotidianas sin necesitar esta muleta”.

El psicólogo de la AECC puso el énfasis en la anticipación en aquéllos que no han dejado de fumar para “evitar errores”, a lo que añade que “decirlo está muy bien, porque genera compromiso”, refiriéndose al individuo que opta por abandonar el hábito de fumar.

Desde la psicología se trabaja en distintos elementos de control del estrés, como la relajación o la meditación, “para conformar una configuración un sistema y dar respuestas a la situación”. Para anticiparse al deseo de fumar “el apoyo del grupo hace muchísimo”, aseguró Aguilar, que, sin embargo, señaló que como no todo el mundo posee la misma motivación para afrontar esta situación “hay que encontrar la motivación individualizada para movernos en la vida”.

Finalmente, el especialista de la AECC, que entró en el debate e intercambio de ideas con el resto de ponentes, algo que fue agradecido por el público asistente, trató aspectos como el miedo “como una motivación que cambia las conductas a corto plazo, pero a largo plazo se queda corta”. Además, fue contundente con la relación de la adicción y el concepto de coartar la libertad: “las adicciones nos quitan el control de nuestra vida, y pocas cosas nos pueden quitar ese control como el tabaco el tabaco”.