Valoración taller pelucas

Ayer, 28 de septiembre de 2016 se ha celebrado en el Hospital Maques de Valdecilla, en Santander, el primero de los talleres que la AECC de Cantabria va a llevar a cabo a lo largo de este curso con la intención de prestar apoyo e información a los pacientes de cáncer que se encuentren en estos momentos en tratamiento en este hospital o en cualquiera de los que hay en toda la comunidad.

Este taller estaba dedicado al cuidado y mantenimiento de las pelucas, que en muchas ocasiones los pacientes se ven obligados a utilizar debido que los tratamientos hacen que la pérdida de cabello sea un hecho. Para impartir este taller hemos tenido como profesor de excepción a Miguel Rincón que regenta una prestigiosa sala de peluquería y estética de Torrelavega y a dos de sus colaboradoras más directas, Isabel Rincón, encargada del cuidado de la piel y el maquillaje y de Mercedes Díaz experta en peluquería.

Durante el taller nos han enseñado temas tan variados como a conocer los diferentes tipos de pelucas que nos podemos encontrar, de pelo sintético o natural y los pros y contras que tienen cada una de ellas, dando especial énfasis en la calidad que actualmente podemos encontrar en las pelucas sintéticas, tanto que, a veces, es prácticamente imposible distinguir de un vistazo si una peluca es natural o sintética.

Miguel nos comenta que una peluca se puede lavar tantas veces como sea necesario, tanto si es natural como si no, con un jabón neutro y utilizando un el mismo suavizante que utilizaríamos para nuestro propio cabello, secándola con una toalla suavemente y sin estrujarla nunca. Luego debemos peinarla, siempre con un peine, no debemos utilizar cepillo.

Las diferencias entre una natural y una sintética a la hora de lavarla es: la natural se lava con agua templada, la sintética con agua fría. La natural se puede secar y dar forma con secador o tenacillas, a la sintética nunca se le debe dar calor. ¿Qué ventaja tiene entonces una peluca sintética? Miguel nos comenta que es mucho más fácil de cuidar, una vez lavada la ponemos en una cabeza, que aconseja siempre que tengamos, y ella misma recupera su forma sin necesidad de moldearla ni secarla.

La de pelo natural habrá que secarla y moldearla igual que si fuera nuestro pelo, y no todas nosotras sabemos hacerlo y además suelen ser mucho más económicas. Isabel nos ha dado algunos consejos sobre cómo cuidar la piel del cuero cabelludo y luego nos ha hecho una demostración de un maquillaje discreto y fácil para cualquier mujer y especialmente indicado para una mujer en tratamiento, para ello se ha prestado voluntaria Mª Ángeles, que también nos ha ayudado a ver cómo colocarse de forma correcta una peluca.

Gracias a todos por esta estupenda experiencia

Recordamos que la AECC tiene un servicio de préstamo y donación de pelucas, así que no dudes en llamarnos tanto si necesitas una como si necesitas cualquier otro tipo de apoyo o información, 942.23 55 00