¿Cómo te podemos ayudar?

Caída del pelo

Uno de los síntomas secundarios que más preocupa a los enfermos que comienzan un tratamiento oncológico es la caída del cabello. Recuerda, que en la mayoría de las ocasiones éste vuelve a crecer.

Mujer quitándose el pañuelo

Con la quimioterapia

 

La caída del cabello, también llamada alopecia, es un efecto secundario frecuente del tratamiento quimioterápico. Se produce por la acción de los distintos fármacos sobre el folículo piloso provocando una destrucción del mismo y por tanto la pérdida del pelo.

Es un efecto secundario que no aparece siempre, ya que depende fundamentalmente del tipo de medicamento empleado. Asimismo, existe la posibilidad de que la caída de pelo sea generalizada, es decir, que además de afectar al cuero cabelludo, también lo haga a otras partes del cuerpo como pueden ser axilas, brazos, piernas, cejas, pestañas, etc. La alopecia secundaria al tratamiento con quimioterapia es reversible siempre, aunque el cabello puede crecer con características diferentes a las originales (color, textura, etc.).

 

 

Con la radioterapia

 

Radioterapia destruye el folículo piloso, por lo que aproximadamente a las 2 ó 3 semanas de iniciar el tratamiento comienza, exclusivamente en la zona irradiada, a caerse el pelo. Esta caída puede ser reversible si se han administrado dosis bajas de radiación y definitiva si las dosis son altas.

 

 

Recomendaciones

 

Puedes seguir éstas recomendaciones en el caso de que tu oncólogo médico o radioterápico te indique la posibilidad de alopecia: 

Previo a su caída:

  • Emplea siempre champú suave.
  • Utiliza, habitualmente, crema suavizante para el cabello.
  • Sécate el pelo al aire o con un secador a baja temperatura.
  • No emples cepillos para acondicionar el cabello mientras se seca.
  • No te tiñas el pelo o hagas permanentes.
  • Córtate el pelo antes de que comience a caer; te será más fácil su manejo. 

 

Una vez que se ha producido la caída del pelo:

  • Recuerda que la piel del cuero cabelludo ya no está protegida del sol, por lo que debes cubrirla cuando salgas a la calle o te expongas al mismo, esto es especialmente importante en el caso de recibir radioterapia sobre el cráneo. Para ello puedes utilizar un sombrero, un pañuelo, una gorra o crema protectora.
  • Si lo deseas puedes utilizar pelucas. Las hay sintéticas o de pelo natural, postizas o permanentes y las puedes encontrar en ortopedias y establecimientos especializados.

 

Contenido relacionado