Efectos secundarios de la radioterapia 

La radioterapia, al mismo tiempo que elimina células enfermas, puede afectar a los tejidos sanos cercanos al área de tratamiento y como consecuencia pueden aparecer efectos secundarios.

 

 

 

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen de varios factores:

  • Al ser un tratamiento local, los efectos secundarios varían en función de la zona del organismo donde se realiza el tratamiento, la dosis total recibida y la dosis de cada seión.
  • La susceptibilidad individual de cada persona.

En algunas personasse producen efectos mínimos, mientras que en otras, éstos son más serios y es necesario administrar tratamiento médico para su control.  

 

 

EFECTOS SECUNDARIOS GENERALES 

Algunos efectos como el cansancio y las reacciones en la piel pueden producirse independientemente de la zona del cuerpo qu e reciba el tratmiento.

 

Cansancio (astenia)

Es frecuente que durante el tratamiento con radiaciones, te encuentres más cansado/a de lo habitual. Puede ser consecuencia del propio tratamiento, de otros tratamientos asociados y del desplazamiento diario al hospital.

Esta sensación de cansancio es temporal y desaparece varias semanas después de finalizar la radioterapia.

Aunque algunas personas continúan realizando sus tareas normales, es aconsejable que descanses unas horas tras recibir la sesión de radioterapia.

 

Reacciones en la piel (epitelitis o radiodermitis)

La piel de las áreas tratadas puede sufrir alteraciones a lo largo del tratamiento, muy similares a una quemadura solar.

Tras dos o tres semanas de radioterapia aparece una coloración rojiza (eritema) en la piel de la zona de tratamiento. A partir de la 4º semana esa zona de la piel va adquiriendo una coloración más pigmentada y oscura, que desaparecerá en uno o dos meses tras finalizar la terapia.

En algunas ocasiones y, generalmente debido a la susceptibilidad individual y la zona de la piel (pliegues), la radioterapia puede dar lugar a otras alteraciones más severas como dermitis o epitelitis  que requieren un tratamiento específico por parte del personal sanitario.

El resto de efectos secundarios pueden aparecer solo si se administra tratamiento en una zona concreta del cuerpo

 

 

RADIOTERAPIA DE CABEZA Y CUELLO 

Caída del pelo (depilación)

La radioterapia destruye el folículo piloso, por lo que aproximadamente, a las dos o tres semanas de iniciar el tratamiento se aprecia, exclusivamente en la zona irradiada, una caída de pelo.

Esta caída puede ser reversible (si se han administrado dosis bajas de radioterapia), aunque el pelo saldrá más débil y en menor cantidad. Cuando se alcanzan dosis altas, esta pérdida de pelo suele ser definitiva.

Dependiendo de la zona donde se esté administrando la radioterapia pueden aparecer distintos efectos secundarios:


Efectos sobre la boca

La mucosa de la boca , que es la membrana húmeda que reviste la cavidad oral, es altamente susceptible al efecto de la radiación sobre ella provocando alteraciones que, aunque no son graves, pueden resultar molestas. Los efectos de la radioterapia sobre la mucosa comienzan a apreciarse tras una o dos semanas de tratamiento. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Mucositis (alteraciones de la mucosa) Inicialmente se observa un enrojecimiento de la mucosa de la boca que ocasiona ligeras molestias. Según aumenta la dosis recibida, comienzan a aparecer pequeñas heridas en la mucosa (aftas), generalmente muy molestas y que pueden requerir tratamiento médico específico. Estas alteraciones desaparecen tras finalizar la radioterapia. 
  • Infección por hongos. Es muy frecuente que, debido a la alteración de la mucosa por la radiación, se produzca una infección por hongos de la misma. En el caso que esto ocurra, tu médico te recomendará el tratamiento más adecuado, solucionándose en pocos días. 
  • Alteración de las glándulas salivares.  La radiación destruye las células que forman dichas glándulas por lo que disminuye la calidad y cantidad de saliva segregada. Esta alteración puede mejorar tras varios meses de finalizar la radioterapia, aunque lo más frecuente es que sea una secuela crónica del tratamiento y se produzca cómo resultado una boca seca (xerostomía). 
  • Pérdida del gusto. Durante el tratamiento es frecuente que se produzca pérdida del gusto o aparición de sabor metálico en la boca por efecto de la radiación sobre las papilas gustativas. Generalmente, tras finalizar el tratamiento, se recupera el sabor de los alimentos. 
  • Alteraciones dentales.   Tras el tratamiento con radioterapia en la zona de la boca y debido tanto a la acción de la radioterapia sobre el hueso como a la falta de saliva, aumenta el riesgo de aparición de caries en las piezas dentales.

Todas estas alteraciones pueden ocasionar molestias o dificultad a la hora de alimentarse o hidratarse. Es importante comentar cuanto antes al oncólogo radioterápico cualquier alteración en este sentido para iniciar su tratamiento lo antes posible, y así reducir el riesgo de desnutrición.

 

RADIOTERAPIA DEL TÓRAX

Cuando se administra radioterapia en el tórax pueden aparecer alteraciones secundarias en distintos órganos, fundamentalmente en el pulmón y en el esófago, dando lugar a los siguientes síntomas:

  • Dificultad para tragar (disfagia). La radioterapia provoca alteraciones de la mucosa del esófago muy similares a las que aparecen en la boca, dando lugar a una esofagitis. Esta inflamación de la mucosa aparece a las dos o tres semanas de iniciar el tratamiento, provocando dolor y dificultad para tragar determinados alimentos, fundamentalmente sólidos. Por lo general, estos síntomas mejoran con tratamiento médico y desaparecen a las pocas semanas una vez finalizada la radioterapia. 
  • Dificultad respiratoria.  Durante la radioterapia sobre el tórax puede incrementarse o aparecer tos seca y una ligera dificultad respiratoria. En caso de que esto suceda, consúltalo a tu médico.

 

RADIOTERAPIA DEL ABDOMEN Y LA PELVIS

La mayoría de los síntomas que aparecen durante la radioterapia del abdomen o la pelvis son debidos a la acción de la radioterapia sobre el intestino y la vejiga. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Diarrea.  Es el efecto secundario más frecuente entre las personas que reciben radioterapia sobre el abdomen y la pelvis:  la intensidad de los efectos secundarios es muy variable de un paciente a otro (depende de la extensión de intestino incluido en el área de tratamiento y de la susceptibilidad individual). Suele aparecer durante la segunda semana de tratamiento y desaparece al finalizar la radioterapia. En algunas ocasiones, puede ser necesaria la administración de fármacos antidiarréicos (siempre bajo prescripción médica).
  • Náuseas y vómitos  Estos síntomas pueden aparecer cuando la radioterapia se administra en la zona del estómago, siendo infrecuentes cuando el tratamiento es en otras localizaciones. Las náuseas y los vómitos mejoran con tratamiento médico antiemético (medicación que reduce la sensación nauseosa y los vómitos) y suelen desaparecer al finalizar el tratamiento. En caso de que aparezcan, consulta a tu médico para que te pueda recetar el tratamiento más adecuado.
  • Pérdida del apetito y de peso. Puede ser una consecuencia de las náuseas, los vómitos o las diarreas.
  • Molestias para orinar Cuando el tratamiento radioterápico va dirigido a la pelvis, se puede producir una inflamación de la vejiga urinaria que da lugar a una sintomatología muy parecida a una infección de orina, con sensación de ardor cuando pasa la orina y necesidad de orinar muy a menudo. A veces, estos síntomas son más marcados durante la noche; generalmente se alivian con una ingesta de líquidos abundante, y evitando el café, el alcohol y el té. Si con estas medidas las molestias no ceden puede ser necesario prescribir tratamiento médico específico.  

 

 

¿CÓMO AFECTA LA RADIOTERAPIA A LA SEXUALIDAD? 

La sexualidad es un fenómeno complejo sobre el que influyen múltiples factores físicos, emocionales y de comportamiento.

En la sexualidad no existe un patrón normal general de comportamiento, sino que “la normalidad” depende de cada persona y su pareja.

El problema, con respecto, a la sexualidad que con mayor frecuencia aparece en los enfermos de cáncer especialmente si están recibiendo tratamiento, es la disminución y/o desaparición del deseo sexual.

 

En el caso de las mujeres

Si estás recibiendo tratamiento sobre la pelvis, con frecuencia puede aparecer dolor durante las relaciones sexuales, debido a una inflamación de la mucosa de la vagina.

Tras el tratamiento, ésta pierde elasticidad y puede apreciarse un ligero estrechamiento y sequedad vaginal.

Si éste es tu caso, consulta con el especialista que te recomendará la utilización de los lubricantes o dilatadores vaginales más adecuados para tí.

 

En el caso de los varones

Si estás recibiendo tratamiento con radioterapia, puedes observar una impotencia transitoria debida a la ansiedad que provocan el tratamiento y la enfermedad.

Estos efectos pueden durar semanas tras finalizar la radioterapia. Su recuperación es lenta pero progresiva

Recuerda: Una comunicación fluida con tu pareja puede ayudar a mejorar tu sexualidad. No dudes en consultar al médico cualquier cosa que te preocupe sobre este tema.

 

¿CÓMO AFECTA LA RADIOTERAPIA A LA FERTILIDAD?

Si el campo de irradiación no es la pelvis, no tiene por qué verse afectada la fertilidad. De hecho, muchos pacientes con posterioridad a un tratamiento con radioterapia, han tenido hijos.

Tanto los ovarios como los testículos son órganos muy sensibles a la radiación, es decir, dosis pequeñas de la misma alteran su funcionamiento normal, provocando esterilidad y/o pérdida de la producción de hormonas.

Para que esto ocurra, es necesario que estén situados dentro del campo de irradiación:

  • En las mujeres cuando se hace un tratamiento por cánceres situados en la pelvis (recto, útero, vejiga…).
  • En los varones, dada la situación anatómica de los testículos, con menor frecuencia están incluidos en la zona de tratamiento. En el caso de que esto fuera así, existe la posibilidad de recoger esperma y guardarlo durante años, hasta que la pareja decida tener hijos.

La anticoncepción durante la radioterapia debes decidirla tú mismo/a. Para ello solicita toda la información que necesites a tu médico.

 

 

 

 

Contenido actualizado el 5 / 8 / 2015

imprimir

recomendar: FacebookTwitter

contacta con aecc

Busca tu Sede:



noticias aecc

ver todas las noticias >
cerrar

calendario aecc

Navegar al mes anteriornoviembre de 2017Navegar al siguiente mes
lumamijuvido
303112345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930123
45678910

Web actualizada el 17 de noviembre del año 2017

Aviso legal|Política de privacidad|Política de uso de cookies