¿Cómo te podemos ayudar?

La importancia del sol

El sol tiene una gran importancia para la salud del hombre. Dependiendo de las características de la persona y del tiempo de exposición a sus radiaciones, va a producir sobre el organismo una serie de repercusiones que pueden  ser positivas o negativas.

Niños con gafas de sol

 

  • Como aspecto positivo destaca el papel que desempeña el sol en la prevención de ciertas avitaminosis (falta o disminución de vitaminas). Concretamente, las radiaciones solares favorecen la producción de vitamina D necesaria para metabolizar el calcio y evitar el raquitismo (enfermedad caracterizada por la deformación de los huesos que afecta fundamentalmente a los niños).
  • Como aspectos negativos, en la piel, la exposición solar inadecuada produce trastornos que pueden manifestarse a corto o a largo plazo, entre los que destacan:
    • Quemaduras solares, caracterizadas según su intensidad por eritema (enrojecimiento de la piel), inflamación e incluso por la formación de vesículas o ampollas.
    • Bronceado, producido por la acción de las radiaciones solares sobre los melanocitos que producen un pigmento denominado melanina (pigmento que da color a la piel).
    • Hiperqueratosis, o engrosamiento de la piel.
    • Fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel por la acción del sol. Se caracteriza por una piel áspera, sin elasticidad, líneas de las arrugas gruesas (surcos), manchas e incluso pequeños derrames capilares (vasos sanguíneos extremadamente finos que recorren la piel). Se estima que el 75% de las arrugas son producidas por la exposición solar.
    • Alteraciones de la pigmentación, sobre todo aparecen hipercromías (aumento de la pigmentación) entre las que se encuentran las pecas (frecuentes en las personas pelirrojas), los lunares (también denominados nevus) y los melasmas (manchas oscuras de bordes poco definidos, de aparición frecuente durante el embarazo).
    • Cáncer de piel relacionado con la exposición al sol en el 90% de los casos. Hoy día se sabe que, el número, frecuencia e intensidad de las exposiciones solares durante la infancia y adolescencia es proporcional al riesgo de aparición de cáncer de piel.

 

cáncer de piel

Radiaciones solares

El sol emite numerosas radiaciones entre las que destacan los rayos ultravioleta A, B y C (UVA, UVB, UVC) y los rayos infrarrojos. Pero no todas las radiaciones llegan a la superficie de la Tierra. Los rayos ultravioleta C (UVC) son absorbidos en su totalidad por la capa de ozono, los ultravioleta B (UVB) son absorbidos en parte y los ultravioleta A (UVA) llegan en su totalidad a la Tierra.

Cada tipo de radiación, debido a sus características produce un efecto sobre la piel:

  • Rayos UVA: atraviesan la epidermis y llegan hasta la dermis (capa más profunda de la piel) produciendo el bronceado y el envejecimiento prematuro.
  • Rayos UVB: sólo llegan a la epidermis (capa más superficial de la piel) y son los principales causantes de las quemaduras y los cánceres cutáneos. Son filtrados en parte por la capa de ozono. 
  • Rayos UVC: son muy peligrosos para la salud. No llegan a la Tierra al ser retenidos en su totalidad por la capa de ozono.
  • Infrarrojos: emiten la radiación en forma de calor. Producen sobre la piel la sensación térmica.

 

Contenido relacionado