¿Cómo te podemos ayudar?

Componentes del tabaco

El humo procedente del la combustión del tabaco (cigarrillos, puros, pipas), está compuesto por unas 4.000 sustancias diferentes, 69 de ellas altamente tóxicas y cancerígenas.

Cigarrillo encendido

Nicotina: responsable de la dependencia física del fumador

 

Cuando inhalas el humo del tabaco, la nicotina se absorbe muy rápidamente tanto en la mucosa de la boca (mucosa oral), como en los pulmones, desde donde pasa al aparato circulatorio distribuyéndose por todo el organismo.

En 7 segundos llega al cerebro donde se une a los llamados receptores nicotínicos produciendo un efecto placentero y gratificante para el fumador. Este es el mecanismo que desencadena la aparición de la dependencia física del tabaco. Debido a esto, cuando un fumador deja de fumar, aparece el síndrome de abstinencia.

En 20 segundos llega a las zonas más distantes del cuerpo. No existe ninguna otra droga que llegue con tanta rapidez al sistema nervioso: el máximo efecto en el menor tiempo.

La eliminación de la nicotina se produce fundamentalmente a través de la orina. Tras el parto, durante la lactancia, la nicotina también se elimina a través de la leche materna con las consiguientes secuelas que puede tener en el recién nacido. 

La nicotina, además de la dependencia física, produce:  

  • Incremento de la tensión arterial.
  • Incremento de la frecuencia cardiaca (taquicardia).
  • Incremento de la glucemia (azúcar en sangre).
  • Incremento del movimiento intestinal.

El fumador ingiere entre 1 y 2 mg de nicotina por cigarrillo. En dosis altas (40-60 mg) causa la muerte en pocos minutos debido a un fallo respiratorio. 

 

 

Monóxido de carbono: menos oxígeno para el fumador

 

El monóxido de carbono o CO es un gas tóxico que se desprende en la combustión del tabaco. En el caso de los cigarrillos la concentración de CO es mayor que cuando se utiliza puro o pipa ya que al CO producido por la combustión del tabaco hay que añadir el  producido por la combustión de su papel de envoltura.

El CO se absorbe en los pulmones y pasa rápidamente a la sangre sustituyendo al oxígeno. Como consecuencia, los diferentes tejidos y órganos del cuerpo están menos oxigenados (hipoxia). 

Cuando la hipoxia se produce en la pared de las arterias, se favorece la formación de depósitos de grasa formando placas de ateroma y a nivel del corazón todo esto se traduce en la aparición de angina de pecho (dolor opresivo en el pecho por disminución de la irrigación del músculo cardiaco), e infarto de miocardio (muerte de las células de una zona del músculo cardiaco). 

Los automóviles son la fuente principal de emisión de CO al aire ambiental. 

Comparemos algunas concentraciones ambientales de CO.

Aparcamiento ventilado ............................................................................................................... 50-150 ppm*

Humo de cigarrillo ........................................................................................................................ 400 ppm

Grandes ciudades con tráfico, humos de calefacciones y ausencia de viento ........................... hasta 400 ppm

Área urbana ................................................................................................................................ 9-15 ppm con picos de 30-60 ppm

 

*ppm: partícula por millón. Unidad que mide la concentración de CO

 

 

Sustancias irritantes

 

Las sustancias irritantes son las responsables de las patologías respiratorias (no cancerosas) relacionadas con el consumo de tabaco, que están englobadas bajo el término de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), donde se incluyen la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.

 

Las sustancias irritantes provocan una excesiva producción de moco que luego es difícil de expulsar, por lo que se precisan fuertes golpes de tos para eliminarlo (tos típica del fumador) y que poco a poco va dificultando la respiración. 

Estas sustancias provocan una parálisis de las células ciliadas cuya misión es movilizar el moco y las pequeñas partículas que puedan entrar a los pulmones.

Los síntomas que el fumador presenta progresivamente como consecuencia de estas alteraciones son:

  • Tos crónica irritativa, sin causa aparente.
  • Expectoración o esputos, cada vez más abundantes.
  • Disminución de la capacidad pulmonar.
  • Infecciones respiratorias y otorrinolaringológicas recurrentes
  • Insuficiencia respiratoria irreversible.

Algunas de estas sustancias son cianuro de hidrógeno, amoníaco o acetona.

 

 

Agentes cancerígenos

 

Son los responsables de la formación de los procesos cancerígenos en distintas localizaciones (pulmón, laringe, cavidad oral, vejiga, esófago, estómago, páncreas, colorrectal, riñón, etc.).

En estas sustancias se incluyen los alquitranes (para asfaltar carreteras), arsénico (veneno), formaldehido (conservante de órganos), polonio 210 (radioactivo) o cadmio y níquel (componentes de baterías).   

Contenido relacionado