¿Cómo te podemos ayudar?

Evolución del cáncer de hígado

El carcinoma hepatocelular es un tumor muy frecuente en países asiáticos, donde las infecciones por virus hepatotropos y otros agentes cancerígenos para el hígado son más frecuentes.

El pronóstico del cáncer de hígado depende de su estadio, del daño en la función hepática y la presencia o no de cirrosis hepática. Es decir, el mejor pronóstico se da en pacientes con cáncer hepático en estados iniciales, sin repercusión de la función hepática y sin cirrosis.

El carcinoma hepatocelular es de presentación universal, pero la inciden­cia tiene variaciones geográficas. Son regiones de alta incidencia geográfica (entre 15 y 100 casos por 100.000 habitantes y año) el extremo oriente y el África subsaha­riana. Son regiones de mediana incidencia (entre 5 y 10 casos por 100.000 habitantes y año) los países del área mediterránea. Son regiones de baja incidencia (menos de 3-5 casos por 100.000 habitantes) el norte de Euro­pa, Australia y América. Estas variaciones geográficas van en paralelo a factores raciales o genéticos y a fac­tores ambientales. En aquellos países cuya incidencia va ligada al virus de la hepatitis C (VHC) la incidencia parece ir en aumento.

En España es relativamente importante: se diagnostican más de 3.000 casos anuales en nuestro país (14 por cada 100.000 hombres y 4 por cada 100.000 mujeres, anualmente).

Globalmente, el cáncer de hígado representa un problema de salud, con más de un millón de casos diagnosticados cada año en todo el mundo.

Los niveles de alfa-fetoproteína también tienen importancia pronóstica, de forma inversamente proporcional.

En más del 70% de los casos el hepatocarcinoma se diagnostica como una enfermedad irresecable o en estadio avanzado, y por tanto, con un pronóstico muy pobre.

La tasa de supervivencia sin tratamiento al año es del 29%, a los 2 años del 18% y a los 3 años sólo el 8%.

Cuando la cirugía puede ser completa, en el estadio inicial, la supervivencia a los 5 años es mayor del 50%, pero existe un riesgo de recurrencia tras la cirugía superior al 70% a los 5 años.

En los tumores irresecables que se tratan con técnicas locales la supervivencia a los 5 años puede llegar al 50% solo en los sujetos con función hepática buena.  Sin embargo, la tasa de recurrencia a los 5 años oscila entre el 80 y el 100%.

Los tumores más avanzados tienen una supervivencia media corta, que no supera el año.

Contenido relacionado