¿Cómo se detecta el cáncer de tiroides?

El primer paso para detectar el cáncer de tiroides es la realización de la historia clínica. Es imprescindible conocer los síntomas por los que el paciente acude a la consulta (habitualmente un nódulo tiroideo) y sus antecedentes familiares y personales.

El segundo paso es la realización de la exploración física del paciente, buscando signos y síntomas que puedan corresponder a la enfermedad.

Es importante saber que el diagnóstico del cáncer de tiroides se hace en base a una biopsia de un nódulo tiroideo o tras la resección quirúrgica del mismo. Aunque los nódulos tiroideos son muy comunes, menos de 1 en cada 10 contiene un cáncer de tiroides.

Pruebas para saber si se tiene cáncer de tiroides

Con la información mencionada en el anterior punto, el médico valora la necesidad de completar el estudio con las siguientes pruebas:

  • Analítica completa.
  • Ganmagrafía tiroidea.
  • Ecografía cervical.
  • Punción aspirativa con aguja fina.

A continuación se detallan todas las pruebas para la detección.

Análisis de sangre

La primera prueba es el análisis de sangre para medir los niveles de hormonas tiroidea, tiroglobulina, calcitonina o de las sustancias como el calcio. Las células tiroideas son las únicas células del cuerpo que producen tiroglobulina.

En caso de exista un tumor los niveles de tiroglobulina suelen estar más altos. Aunque también pueden estar aumentadas en las tiroiditis o inflamaciones de la glándula tiroides.

diagnóstico del cáncer de tiroide- analítica completa

 

Ganmagrafia tiroidea

La ganmagrafía tiroidea consiste en la realización de un estudio morfológico y funcional de la glándula tiroidea, que se obtiene tras la administración de una pequeña cantidad de sustancia radioactiva (Yodo-131), destacándose las áreas anormales en un registro.

Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial, únicamente ayuno de 3 horas si se administra el fármaco por vía oral.

Ecografía cervical

La ecografía cervical es una prueba diagnóstica que permite obtener imágenes procedentes de ecos sonoros. Se realiza con  un emisor de ultrasonidos, que se aplica sobre el cuello. En función de las diferentes densidades del tiroides las ondas son reflejadas o absorbidas.

Las ondas sonoras reflejadas, son recogidas por un aparato que las transforma en una imagen que se muestra en un monitor de televisión, que permite detectar la naturaleza de los nódulos tiroideos (sólidos o quistes).

Punción aspirativa con aguja fina

Ante un nódulo tiroideo, la única manera de saber si es maligno es mediante una punción con una aguja o extirpación para biopsia. La punción punción aspirativa con aguja fina consiste en pinchar con una pequeña aguja en el nódulo a fin de extraer muestras de tejido para su análisis.

El examen es rápido, seguro, y generalmente produce muy poca molestia. En ocasiones no es suficiente la punción y hay que tomar una mayor cantidad de muestra, es lo que denomina biopsia.

Recomendaciones tras las pruebas

Las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico preciso de cáncer de tiroides no suelen ser dolorosas, aunque alguna de ellas puede resultar, en ocasiones, molestas.
 
Algunas recomendaciones para que resulte más fácil la realización de estas pruebas son las siguientes:

  • Acude acompañado. Charlar con una persona cercana te ayudará a estar más tranquilo. 
  • Pide a tu médico que te explique lo que va a pasar. No te dejes llevar por tu imaginación. 
  • Céntrate únicamente en lo que ocurre en cada momento. 
  • Utiliza alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si estás nervioso, coméntaselo a tu médico. Puede darte alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.
  • El estar tranquilo, relajado, seguir las instrucciones del especialista y eliminar de la mente pensamientos negativos puede ayudarte a tolerar mejor las pruebas.
  • Acude acompañado. Charlar con una persona cercana te ayudará a estar más tranquilo.
  • Pídele a tu médico que te explique lo que va a pasar. No te dejes llevar por tu imaginación.
  • Céntrate únicamente en lo que ocurre en cada momento.
  • Utiliza alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si estás nervioso, coméntaselo a tu médico. Puede darte alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.

El estar tranquilo, relajado, seguir las instrucciones del especialista y eliminar de la mente pensamientos negativos puede ayudarle a tolerar mejor las pruebas.

¿Es posible el diagnóstico precoz del cáncer de tiroides?

El diagnóstico precoz del cáncer de tiroides permite instaurar, de nuevo, un tratamiento rápido y por tanto puede ser más fácil lograr que desaparezca y mejorar los síntomas.