cuento

Hace 4 años

La semana pasada fue una semana dura. Y no es que pasara nada especial. Simplemente me dejé llevar por la ansiedad. Me pasa a veces. Aparece de repente, en forma de pensamiento negativo, y crece y crece. Y un pensamiento se encadena con el siguiente llevandome a un estado de caos del que me cuesta mucho salir. Sé que sabeís de lo que os hablo. Entonces, para tratar de distraerme decidí hacer algo que tenía pendiente. Escribirle un cuento a los niños de mis amigas. Lo tenía apartado, porque a veces se me hace duro, ya que la maternidad es la espina clavada que me ha quedado de este cancer. Pero me decidí. Y cuando la sombra negra me acechaba, yo contratacaba pensando primero en el argumento de la historia, y luego en la cara que pondrían los niños al ver que ellos mismos son los protagonistas del cuento que me he inventado.Y así se ha pasado la semana. Con dragones, enanos y princesas luchando con la idea de que el cancer puede volver en cualquier momento. Pero ya se sabe, en los cuentos siempre ganan los buenos. Y yo he salido victoriosa, porque he conseguido acallar a las voces que me atormentaban . Supongo que, cada persona, tiene que encontrar su propios recursos. Y yo he encontrado un refugio en la felicidad de unos niños que quiero, aunque no son mios. Eso o que al final, frente a las dificultades, sólo el amor puede salvarnos.
Hace 4 años

Hola guapísima, te entiendo perfectamente, cuando nos invaden los pensamientos negativos ( cosa inevitable ), nos paralizamos. Es como si nada en el mundo nos pudiera quitar esos temores de la cabeza y solo nos dejan pensar en lo peor. Yo estos días estoy así, muy negativa, triste, con muchísimas dudas sobre la enfermedad de mi padre pero sobre todo con un miedo que se convierte en pánico por momentos. Pero leerte me ha animado, me he sentido muy identificada con tus sentimientos y me he decidido... esta tarde voy a retomar algunos trabajitos que tengo pendientes de acabar y como son cositas artesanas que hago yo, a ver si me animo y al menos ese ratito puedo pensar en otra cosa.

Un beso muy fuerte y a terminar el cuento que seguro les encantará.

Hace 4 años

Hola supervivie, como te entiendo, la ansiedad llega sin buscarla, se instala en tu vida y te aplasta las ilusiones y las ganas de sonreir. Hay que saber lidiar con ella, acorralarla y asustarla, para que se vaya de nuestro lado y nos deje espacio para soñar, para creer y confiar en que aquello no volverá. Escribir un cuento es una opción maravillosa para alejar los malos pensamientos y dejar entrar solo a aquellos personajes que nosotros queremos invitar. Seguro que es un cuento precioso porque es lo que puede crear un corazón como el tuyo. Gracias por compartir con nosotros esas sensaciones, esos pensamientos y esa sensibilidad. Un abrazo.

Hace 4 años

Hola superivivie, un abrazo cargado de energía positiva para que tus ánimos no bajen

lo de escribir es una idea buenísima. dicen que la mejor comunicación la que mas contenido transmite

es la escrita. un besassso desde sevilla