La echo mucho de menos...

Hace 2 años

Buenos días a todos. Quería agradecerles por las condolencias y por los maravillosos mensajes, poesías y palabras que le han escrito a mi hija durante estos días. No tengo palabras para agradecerles por todas las cosas tan bellas que han dicho de ella, sólo lágrimas. Gracias, muchas gracias a todos por este homenaje tan maravilloso. Decirles que la echo infinitamente de menos, no se imaginan cuanto. Lavita era luz, llenaba cualquier espacio, por pequeño que fuese y ahora sin ella, todo está oscuro, nada tiene color para mí. Le quedaba tanta vida por vivir, teníamos tantos planes que realizar todavía, teníamos un viaje para principios del mes de junio, que habíamos reservado en navidad, sin saber en diciembre que la quedarían solo 4 meses de vida. ¡Qué injusta ha sido la vida con ella¡. Todo sucedió demasiado rápido como saben, en dos meses se nos fue. Tuvo 3 operaciones muy seguidas entre enero y febrero, la última muy devastadora para ella, ya que tuvieron que extirparle medio colon y desde ahí, empezaron los gravísimos problemas, el no comer, las infecciones, las paradas cardíacas, el estado de coma. El resto ya lo saben. Cuando le descubrieron el cáncer de colon, ella tenía confianza en que podía superarlo o por lo menos, hacerle frente. Ya me había pedido que bajase la peluca del altillo del armario, para dejarla lista para cuando se le cayese su pelo. ¡Cómo encajaba de bien las malas noticias, cómo nos animaba a todos y lo hizo hasta el final, hasta unos minutos antes de entrar en coma. Cuánto sufrió también para morirse¡. Con su primer cáncer, tuvieron que vaciarla completamente, truncando así su sueño de poder tener hijos. Esto la llevó a una depresión muy muy fuerte. Con el cáncer de laringe, perdió su cuerda vocal izquierda y eso supuso que perdiera mucho peso porque no podía comer, ni tampoco hablar. Hasta la prohibieron llorar y esto fue muy duro también para ella. Recuerdo las clases de logopeda a las que íbamos y como ella en casa trabajaba mucho con los sonidos y la pronunciación delante de mí, delante de un espejo, hasta que el sonido le salía casi perfecto. Ese cáncer le robó su voz, dándole un tono más grave y ella bromeaba diciendo que tenía otra voz y que a pocas personas les pasaba eso en la vida. Volvió a hablar de nuevo, aunque sin una pronunciación correcta en algunos sonidos, pero ella le echó coraje también a eso. Era adorable. Era un amor de persona, todo el que la conocía se encariñaba con ella, tenía siempre las palabras justas para todo el mundo, olvidándose de su sufrimiento. Hacía voluntariado cada vez que podía. Era la bondad personificada. Jamás hablaba mal de nadie y todo el mundo la quería. Era única e irrepetible. Era mi HIJA. Decirles que tenía un calendario solo para ustedes y todas las fechas apuntadas de todos ustedes (pruebas, ingresos, operaciones, resultados), para preguntarles y día a día se interesaba por todos y rezaba por ustedes cada noche. Recuerdo su última visita a Medinaceli, estaba gravísima, fue el Viernes Santo y me pidió que la llevase para rezar por ustedes, no por ella. Ella ya sabía que era su última visita a la iglesia. Era tan generosa que hasta creía que Dios le había regalado 16 años extra y que su partida era “justa”. No puedo creer todavía que no esté entre nosotros, es imposible para mí. Me falta todo de ella, todavía siento su olor en mí. Veo sus lindos ojitos en la noche y me despierto rápidamente. Oigo que me llama y la hablo. Lo poco que duermo, sueño con ella, pero siempre la veo sufrir, nunca la veo tranquila. He tenido varios ataques de ansiedad ya. La vi nacer y la vi morir y les aseguro que es devastador para una madre. Yo he tenido muchas pérdidas en mi vida, perdí a mis padres, a mi marido, a mi hermana (la madre de Lavita era una hermana para mí) y a mi mejor amigo (el padre de Lavita), todas estas pérdidas fueron muy duras. Pero perder a Lavita, tan pronto, tan joven y después de tanta lucha, ha sido muy injusto y desolador para mí. Estoy vacía sin ella. Me siento verdaderamente sola, por eso también les escribo, Además estoy desolada, devastada, destrozada por la pena y por el llanto. Quisiera que Dios me llevase en este momento, para estar al lado de mi hija. Pienso como ustedes, que en el cielo tiene un lugar privilegiado, pero ese no era su sitio, era éste, aquí, conmigo y junto a ustedes. Estos días he podido leer los testimonios que ella escribió para ustedes y me he emocionado profundamente. Sobre todo con el último que escribió y con el primero. Les invito a que lean el primero, con el que se presentó, cada vez que piensen que no van a poder con esta enfermedad, cada vez que sientan que las fuerzas les flaquean, se llama “Se puede”. Les doy libertad para que lo cojan y lo publiquen nuevamente o para que se lo lean a las personas que sufren, que lo hagan un poco suyo, como a Lavita le hubiese gustado. Por último decirles, que a petición de ella, parte del dinero que tenía en su cuenta, irá todo destinado a la Asociación Española Contra el Cáncer, para la ayuda a la investigación, no es mucho el dinero, pero el detalle es lo que importa y piensen que es un poco dinero también para ustedes, para ayudar en la investigación. No se puede ser más generosa que ella. Quisiera saber dónde tengo que dirigirme o a qué número de cuenta, para hacer una donación a favor de la AECC. Quiero que piensen por favor, que cada vez que ganen una batalla o vayan subiendo peldaños, recuerden a Lavita, porque ella está con todos ustedes y estoy segura de que estaría muy feliz y lo celebrará desde el cielo, si por el contrario, los resultados no son los esperados, ella les dará fuerza desde el cielo y pedirá por ustedes, para que sigan luchando. Todavía no he podido ir a su casa, ni esparcir sus cenizas, no tengo fuerzas, no soy capaz, no creo que pueda hacerlo nunca. No me levanto de la cama apenas para nada, solo para comer, aunque no tengo hambre casi nunca. Me paso horas y horas llorando, casi hasta desmayarme por la debilidad. Me falta todo de ella, su sonrisa, sus abrazos, sus charlas, su presencia, su compañía, sus consejos, su amor. Les confieso una de las cosas que me dijo antes de entrar en coma y fue que para estar acompañada tras su partida, entrase cada día o cada vez que pudiera a hablar con ustedes aquí al foro, a saber de ustedes y a preocuparme por ustedes, como hacía ella, me dijo que yo sería como su continuación y yo le dije que NUNCA podría ocupar su lugar (el de mi hija Lavita). Ella me dijo que ya lo sabía, pero que ustedes necesitarían de mí. Le prometí que entraría a escribirles y a preocuparme por ustedes, lo primero lo he cumplido, pero no me encuentro con fuerzas para preguntarles cómo están, uno a uno, como hacía ella. Pero sé que las promesas, hay que cumplirlas. Ella quería que lo hiciera también porque yo en el 2003, sufrí un cáncer de mama y otros problemas y ella me dijo que ya solamente por eso, tenía que escribirles y contarles mi historia, pero yo no creo que mi historia sea importante. Permítanme dirigirme a mi hija una vez más y dedicarle estas palabras: “Mi querida hija, cuánto te echo de menos mi amor, me pregunto dónde estarás ahora…envuelta en el cielo, imagino…me pregunto si has llegado a saber cuánto te he querido y cuánto te quiero…me pregunto cómo estarás ahora mi vida… triste por verme así, imagino… pero no soy capaz de serenarme un poco cielo mío…es demasiado pronto y además me has dejado un vacío tan grande que no puedo llenar. Es imposible. Ojalá estuvieras aquí mi amor, con todos nosotros, me faltas muchísimo. Desde que te has ido y desde que me has dejado, mi corazón llora por ti, porque no estás a mi lado. Echo de menos todo de ti, nuestras charlas, tus palabras de ánimo, tu coraje, tu fuerza, tu bondad y tantas cosas más…porque tú tenías todas las mejores cualidades que una persona podía tener.. Mi nostalgia por ti, inunda mi vacío. Tu partida me ha dejado destrozada y sumida en una grandísima depresión. No puedo dejar de llorar, no puedo, no puedo, no puedo, estoy desesperada. Nunca te olvidaré cielo mío. Te llevo siempre en mi corazón, donde quiera que estés mi vida. Ser tu madre, ha sido un honor. Te quiero con el alma. Mamá Mary.” Gracias a todos ustedes por leerme y disculpen por este escrito tan largo, seguramente yo ya no tenga derecho a estar aquí, porque este lugar le correspondía a mi hija y es ella la que tendría que estar escribiéndoles, en vez de yo…disculpen si les he molestado a todos ustedes que siguen luchando, pero me he quedado vacía sin ella. Para mí el mundo se paró el pasado día 11 y me he bajado de este tren de la vida, porque no tengo fuerzas para seguir viviendo, han pasado 14 días de su fallecimiento y cada día me siento peor, más abatida… me encuentro muy sola y por eso he entrado una vez más para escribirles, estoy inmensamente triste y escribirles me tiene un poco acompañada. Pero entenderé que no puedan llegar hasta el final de mi relato. Un abrazo para todos y les animo a que sigan luchando, porque como decía mi hija Lavita, “SE PUEDE”. María Álvarez.
Hace 2 años

Mari, me imagino cómo te sientes porque si ella fue capaz de transmitir esa bondad y esa luz sólo escribiendo imagino cómo sería en persona. poco a poco irás recuperándote por ella, porque sabes no quiere verte triste.

Que sepas que ca da día pienso en ella, no es mentira ni para quedar bien, pienso en ella frente al mar porque se lo prometí y por qué ella se lo merece.

Un beso Mary y si ves que sola no puedes, habla con la AECC y que te ayude un sicólogo a superar la ansiedad.

Hace 2 años

Querida Mary, si, querida Mary porque todos te queremos por ser tan gran persona y por el cariño inmenso que tenías por "nuestra" Lavita. Como AleCoco sigo pensando en ella todos los días, por como era, por la preocupación que siempre demostraba por todos nosotros. Su ánimo fue fundamental para mí por el problema que me ha surgido y del que tendré el resultado de la biopsia el día 29. En los momentos en que yo estaba tan desanimada por mi "miedo" a volver a pasar por lo que todavía estamos pasando con mi marido, ella me dió fuerzas y pidió por mi a su Cristo de Medinaceli. Te mando toda mi fuerza, todo mi cariño y toda mi energía positiva. "Palante". Un fuerte abrazo. Maite

Hace 2 años

Hola Mary. Me duele un montón que estes tan abatida. Tienes que pensar que has tenido mucha suerte haber estado con Lavita y haberla conocido. Tienes que dar gracias por haber disfrutado de ella. Piensa que ha sido un regalo. Ella duró poco tiempo, pero en este tiempo dejó en tí y también en nosotros una huella imborrable. El destino hizo que se fuera antes de tiempo, pero su existencia valió la pena. Fue un ejemplo de lucha y coraje. No llores Mary, da gracias por haber tenido su presencia. Hay gente que jamas tiene a su lado a alguien como ella. También tuvo suerte ella de tenerte a tí. Las perdidas son siempre muy duras, el vacio que dejan no se puede llenar con nada. Solo el tiempo irá cicatrizando la herida y podrás ver las cosas un poco mas serenamente. Un abrazo muy grande. Lavita sigue viviendo en nuestros corazones!!!!!!

Hace 2 años

Buenos días de nuevo a todos. No sé si llegué a escribirles esto o no en mi relato de esta mañana, como no paro de llorar, las lágrimas me empañan continuamente la pantalla del ordenador. Quisiera saber dónde tengo que dirigirme o a qué número de cuenta, para hacer una donación a favor de la AECC. Lavita me dejó dicho hace tiempo, que cuando falleciera, parte del dinero que tenía en su cuenta quería que fuese todo destinado a la Asociación Española Contra el Cáncer, para la ayuda a la investigación, no es mucho el dinero, pero el detalle es maravilloso y muy muy generoso por su parte. Aprovecho para agradecerles a Alecoco, magonte y sigaca por sus palabras de ánimo a mí. Sé que a Lavita le hubiese gustado que yo siguiese escribiendo y preocupándome por ustedes, aunque no me encuentro con fuerzas para hacerlo y no quiero ser un estorbo para ustedes, ya que este era el sito de Lavita y no el mío. Como les he comentado, he tenido un cáncer de mama y podría contarles mi experiencia, por esta razón, por ser enfermera y por haber estado junto a Lavita durante todos los años de su enfermedad y haber visto de todo con ella, sé mucho sobre la lucha y sobre todos los problemas y complicaciones que ella tuvo. Lavita querría que yo siguiese escribiendo y aconsejándoles o animándoles. No sé qué opinan ustedes, yo estoy muy muy mal y no sé si esto podrá ayudarme un poquito a estar más acompañada. Verdaderamente tengo ganas de dejar de vivir. Magonte, el día 29 si puedes, me cuentas tus resultados, ya que estoy escribiendo ahora, te lo digo. Nuevamente estoy llorando, disculpen. María Álvarez.

Hace 2 años

Querida Mari : te mando un gran abrazo y todo mi cariño. La vita era la bondad personificada , cómo no la vas al echar de menos!! si la tengo yo en el pensamiento diariamente y la conocía desde hace muy poco....

Escribo muy pocos testimonios, esto está muy triste últimamente. ...y ahora escribo porque tanto La vita como usted se lo merecen.

Yo no soy creyente, pero de una cosa estoy segura, si existe Dios y el cielo puede estar usted bien segura q Lavita estará en él ocupando un lugar de privilegio, se lo ganó a pulso!!!!!

Yo también estoy enfadada, es muy injusto q las personas se vayan tan jóvenes y después de tanta lucha....

Un gran abrazo.????

Hace 2 años

Mary se que en este momento no ves luz ni esperanza el sufrimiento ciega y engulle, pero no quiero te sientas sola, estamos tod@s aquí ,contigo.......He seguido tu consejo Mary y he vuelto a leer el primer testimonio de Lavita, me gustaría que fueses tu la que lo volviera a publicar cuando te sientas con fuerzas. Y tomarme la libertad de pedirte, que sigas con nosotr@s aquí en esta gran casa que es la tuya , que te necesitamos Mary........... A ver si poco a poco conseguimos entre todos que te sientas un poquito mejor, "Se puede Mary Se puede"

Hace 2 años

Buenas tardes Mary. No podemos olvidarnos de Lavita, fue tan increiblemente atenta que es imposible. Se veía que tenía todas las fechas apuntadas, porque nunca se olvidaba de una prueba, de una consulta, ... Es cierto que es una persona inolvidable, pero Mary, tu también eres una persona maravillosa y creo que necesitas ayuda. En este momento han pasado pocos días de la marcha de Lavita y es normal que estés muy triste, pero tienes que pedir ayuda en la Asociación, no puedes tener esos ataques de ansiedad y esas ganas de ir con Lavita. Ella nunca hubiera permitido eso. Si eres creyente, piensa que nos está cuidando desde el cielo y que no querría verte así nunca.

Cuídate Mary, cuídate mucho. Besos.

Hace 2 años

Querida Mary, leo una vez y otra tu testimonio (permíteme que te te tutee, para mi eres parte de mi familia) y busco las palabras adecuadas para poder reconfortarte un poco, unos minutos, pero es una tarea difícil, pienso que imposible porqué no hay palabras que puedan condensar todo lo que sentimos y todo lo que sientes tú en estos días tan terribles de soledad. Lavita estará mandándote toda la fuerza e ímpetu para seguir viviendo, pero tú no estás receptiva, no tíenes ilusión ni ganas, y lo entendemos perfectamente, ella lo llenaba todo y ella era tu motor... y tiene que seguir siéndolo aunque de otra forma. Le hubiera gustado que tomases el relevo en este foro, que nos acompañases y nos ayudases en este duro camino que nos toca recorrer, por tí y también por nosotros. Por tí, para que te sientas acompañada y para que te sientas útil, tienes mucho que aportar aquí, y por nosotros porqué necesitamos experiencias como las tuyas, corazón como el tuyo... nos gustaría tanto poder contar contigo en esta familia de la que ya formas parte desde hace tiempo... Y no se trata de ocupar el sitio de Lavita, que nadie nunca podrá ocupar, ella era única, se trata de tener tu propio lugar aquí, como lo tienes en nuestros corazones y que nos conozcas, y compartir momentos e historias que pueden llenar una parte de tus vacíos. Yo estaría encantada de poder tener tu amistad y te ofrezco la mía. El peso será más liviano si lo compartes y lo repartes, y cuando tenemos personas a quién contarles y confiarles nuestro dolor, éste se hace más llevadero. No cargues tu sola con todo, Mary, no te dejes abatir... queremos ser el tronco al que puedas aferrarte en este huracán que está arrasando tu vida, junt@s resistiremos mejor. Lavita seguirá a tu lado siempre, permítete sentirla. Aún tiene que pasar mucho tiempo para que seas capaz de mirar a la vida de frente, pero sé que lo conseguirás, aquí nos tienes a todos nosotros para que nunca te sientas sola. Te mando un abrazo inmenso, toda la fuerza que poseo y todo el cariño. Mucho ánimo Mary. Lavita, te echo de menos

Hace 2 años

Hola cariño, me alegró mucho de que escribieras, y claro que se puede llegar al final del relato, un precioso relato lleno de amor. Me encanta que te sientas un poco menos sola entre nosotras y me encantaría que escribieras cada vez que te apetezca. Tu también estés muy generosa y buena gente, y es maravilloso leerte escribir palabras tan bellas sobre Lavita.

Pero tienes que cuidarte, entiendo la fase en la que estas, yo también pasé por esa fase, tomate tu tiempo, y poco a poco vete comiendo y saliendo a pasear. A ver esos amaneceres que tanto le gustaban. Tu vida sigue con todas las mochilas que te a puesto la vida, pero sigue.

Me alegro mucho de que hallas escrito, y cuando te apetezca cuenta nos tu historia. Un abrazo muy, muy fuerte.

Hace 2 años

Hola Mary,

Aunque leo casi todos los testimonios, llevo unos días sin escribir, no tengo mucho ánimo, pero a Lavita se lo debo por todo lo que ella me ha dado. Por supuesto he leído todo tu testimonio, de principio a fin y el primero que Lavita escribió.

Ha sido generosa hasta el final, donando el dinero a la AECC, es de agradecer, como bien has dicho su generosidad es para con todos nosotros ya que toda lo que se investigue es darnos más tiempo y más calidad de vida para todos los que por desgracia tenemos que convivir con esta enfermedad y para nuestros seres queridos que sufren tanto o más que nosotros.

Sé que debes estar pasándolo muy mal que ahora te cuesta seguir adelante, pero hazlo por ella, haz de su legado un motivo por el que seguir viviendo, coge su calendario y preocúpate de todos nosotros como lo hacía ella. Todas la echamos de menos pero creo que hablo por todos, te vemos como una prolongación de Lavita, ella nos transmitió tu bondad y tu gran capacidad de sacrificio, veía en ti una madre y una amiga, contigo se sentía acompañada, protegida y cuidada.

Un besazo, mucha fuerza y mucho ánimo.

Hace 2 años

Mari ¡cómo no vas a echar de menos a tu hija! si la echamos nosotros. Pero si te digo una cosa, que aún sin conocerla, estoy segura que querría VERTE LO MEJOR POSIBLE POCO A POCO. Es muy difícil tener que vivir sin un ser tan especial como tu hija y más después de haber pasado los 16 años que habeis pasado juntas luchando codo con codo contra la enfermedad pero hoy un pasito, pasado mañana otro y todo ofreciéndoselo a Dios por ella ya verás que efecto tan beneficioso va a surtir en tí, va a ser un bálsamo para tu alma. Y por supuesto si tienes que buscar ayuda ¡no lo dudes!. Esta separación solo es temporal y os volvereis a encontrar para nunca más separaros. No dudes que desde el cielo Lavita te va a ayudar. Y como dice Isabel Allende en su libro Paula, en el que narra la enfermedad y la vida de su hija desde que cayó en coma en Madrid hasta que subió al cielo en California: Adiós Lavita mujer, bienvenida Lavita espíritu. Un fuerte abrazo lleno de cariño y admiración para tí.

Hace 2 años

Hola Mary,

Queria mandarte un cálido abrazo y decirte que estoy encantada que estés aquí entre nosotr@s.

¿ Sabes? me pasa algo contigo y es que me parece estar leyendo a nuestra Lavita. Es increible que tengais el mismo estilo, la misma forma de narrar... es como si estuviera leyéndola a ella. Además hay alguien nuevo en el foro que le habría encantado a la pobre Lavita conocer, se trata de evamadrid una nueva amiga con una triste vida. Es curioso si cierro los ojos sois tan semejantes las tres, pobres cuanto dolor en vuestras maltrechas espaldas. Espero poder ayudarte Mary como intenté arropar y ayudar a Lavita. Un cálido abrazo para las tres, para tí Mary, para Lavita y para evamadrid, por si me lees.

Hace 2 años

Hola Mari, es increíble como describes a Lavita y tus sentimientos hacia ella, "de tal palo tal astilla", maravilloso Amor. Tus sentimientos son completamente normales ante tal despedida y después de luchar tanto. Te tiene que quedar el consuelo de que fue y sigue siendo un ejemplo a seguir por todos y que tú estuviste con ella incondicionalmente. Un auténtico privilegio el tener una hija con esa bondad, ternura y humanidad con y para todos. Se preocupaba de nosotros aún siendo ella la que tenía una situación complicada, eso dice tanto de ella.

Mi querida Mari, pide ayuda con los psicólogos, viene muy bien, hay que curar cuerpo y alma, que a veces, el 2º es el peor dolor.

Entra aquí y cuéntanos como estás, entre todos te brindaremos mucho apoyo, cariño y un PA LANTE!! inmenso, seguro que Lavita desde allá arriba está enviándote mucha fuerza para seguir adelante.

Un beso muy grande amiga.

Hace 2 años

Hola Mary, me imagino como debes estar. Nosotr@s que le hemos dado buenos días y buenas noches durante todo el tiempo que estuvo enferma, nos sentimos vacios, sentimos como si Lavita nunca hubiera existido, aunque marco tanto nuestras vidas, me imagino el vacio que te provoca a ti, sentiras como antes la tenía y ahora no existe, que fuerte es que la persona que quieres y a la que apoyas tanto ya NO EXISTA realmente. Pero tu tienes a tus hijas, como comento Lavita, no entiendo como una madre no quiere vivir por sus hijas de sangre, aunque a veces ser hijas naturales, no se puede comparar con el tener una hija adoptiva, en este caso Lavita, yo no tengo hijos pero siempre he oido a mi madre que es la que tiene cancer, que por sus hijos y su marido lucha, no entiendo como tu no luchas por esas hijas que tienes, se te fue una se que es doloroso, muy doloroso nunca podré imaginar cuanto de dolor es, es una lástima que ya no exista tu pequeña lavita, pero por dios que vosotras creeis tanto en él, lucha por tus hijas que aun viven, pobrecitas imaginate lo que deben de pensar. Por ellas yo seguiría luchando. Pide ayuda a la AECC tienen un servicio de psicologos fantastico, te irá fenomenal ir a ellos, pueden ayudarte mentalmente, que a veces la mente juega muy malas pasadas, espero que la tuya empiece a estar bien poco a poco. Saludos

Hace 2 años

Deuele, es cierto...pero si pensamos friamente, lo que se va es el cuerpo porque lo mas importante, su fuerza, su sonrisa, recuerdos,..queda y sobre todo, su esencia. No olvides que aun estando en cama dolorida nos daba animos. Eso es lo que que queda...su animo. A ella no le gustaría vernos tristes, seguro...ni a ella..ni a todos los que se nos van llendo.

Hace 2 años

Tiene que ser uno muy desocupado en esta vida para dedicarse a escribir toda esta sarta de mentiras horas y horas....que descaro!!! Busque oficio y RESPETE !!!