Punto de inflexión...

Hace 9 meses

Me gustaría saludaros a todos muy cercanamente después de todo este tiempo sin dar noticias sobre cómo seguimos…
Como dice el título, no sé qué siento ahora mismo, es una sensación agridulce, extraña, pacífica a la vez que aterradora e inquietante, esperada, sorprendente, un cúmulo de sensaciones podría llamarse.
2017, año de altibajos muy extremos, no he sabido centrar mis emociones en un único estado. Acabamos el 2016 mal, empezamos este año muy bien, volvemos a recaer en picado, remontamos, estabilidad, fracaso absoluto y ahora, ¿ahora qué?
Han sido cinco tratamientos diferentes en poco más de un año, con una estabilidad máxima de cinco meses, ella estaba “bien”, ahora lo sigue estando, pero la sensación es diferente, amarga, muy extraña, repito, no sé qué pensar.
Los médicos no dicen nada claro, solo buscan su bienestar y calidad de vida, pero yo no tengo la misma esperanza que antes, los dolores son muy repentinos y muy fuertes, un día está genial, al día siguiente, no puede casi moverse, ¿por qué?
Estaréis completamente descolocados los que no me conozcáis, que seréis la mayoría; la invencible, la “dura como una roca”, como yo le digo, es la mujer que me trajo al mundo. Cada día me sorprende más, no puedo creérmelo.
Cáncer de mama con metástasis óseas generalizadas desde un primer momento, hace unos cinco años.
La evolución ha sido lenta, lentísima, pero a la vez desesperante, antes tenía esperanza, ahora ya no sé. La enfermedad llegó a estar estable durante un año y medio con una simple pastilla hormonal al día y con una calidad de vida inmejorable. Ha pasado por muchos tratamientos, en el último año y medio han sido cinco quimios diferentes, ahora estamos por el tercer ciclo de una que empezó hace dos meses.
Los que me conozcáis de hace tiempo sabréis que las lesiones óseas han sido la principal preocupación tanto de médicos como de nosotros mismos y ha sido como el único objetivo y foco a seguir durante todo este tiempo, hasta hace dos meses.
TAC rutinario, estaba como siempre, “normal”, muy bien, la verdad, resultado: metástasis hepáticas; desde ese día, la esperanza me ha ido a menos.
Ahora mismo estoy en un punto de inflexión emocional donde no sé exactamente qué siento, es como un estado neutral: feliz porque la tengo conmigo, pero muy bajo de moral por lo que nos deparará este nuevo año que entra. Nadie es vidente a largo plazo, pero analizando la situación, me gustaría sacarme de la mente lo que todos podréis imaginar. No soy capaz.
Asustado también porque la veo con mucha menos energía, muy adormilada, sin ganas de nada, pero a la vez está bien, totalmente consciente y como siempre ha estado.
Por otra parte, están los efectos de esta quimio, que, aunque no produce alopecia ni náuseas (menos mal), sí produce fiebre y mucho cansancio, sin contar la anemia crónica que padece debido a la infiltración medular de las metástasis (le tienen que trasfundir sangre una vez a la semana o cada dos).
La fiebre, otro de los calvarios. Ha tenido muchos problemas con la fiebre, una vez llegó a subirle hasta 42ºC, ha estado varias veces ingresada por la misma causa, y después de haber descartado miles infecciones y haber pasado por miles de antibióticos, los médicos han llegado a la conclusión de que era una fiebre tumoral producida por el avance de la enfermedad, resumen: cambio de tratamiento. Este último año esta situación ha estado en bucle.
A todo esto se le une el dolor, dichoso DOLOR, que hace seis meses llegó a dejarla casi inmóvil siempre que le subía la fiebre. Todavía seguimos con los horrores del dolor de huesos, cada día en un sitio distinto, dolor que se agrava cuando pasa el efecto de la quimio.
Así, hasta hoy. Hace unos días estaba fatal con un dolor de rodilla terrible. El martes le pusieron un ciclo de quimio y se le ha calmado casi por completo. Por lo demás, solo nos queda esperar los resultados de las pruebas del mes que viene y ver si esta última quimio está funcionando...
Nada más, perdonadme por haberme extendido tanto, pero necesitaba desahogarme.
¡Feliz 2018! ¡Un besazo para todos!
Hace 9 meses

Andres tu madre es una guerrera y estamos aqui para eso para escuchar y desahogarnos. Solo eso . Un beso desde valencia y dale un fuerte abrazo demi parte.

Hace 9 meses

Hola Andrés,

Te tengo que dar ante todo las gracias por tu mensaje en mi testimonio, me ha animado mucho y no sabes como te lo agradezco.

De verdad que me pareces una gran persona por la fortaleza interna que tienes, no te dejes caer por nada.

Que decirte que ya me imagino que no sepas, siempre, siempre, siempre, estate todo lo que puedas con ella con ella, dale mucho cariño que os va a venir bien a los dos: A ella porque el mínimo abrazo o beso que le puedas dar le va dar todas las fuerzas para seguir adelante, y a tí porque estoy seguro de que te ayudará a aliviarte, disfruta con ella todos los pequeños momentos, por minusculos que sean, despacito y con buena letra que se dice.

Un abrazo muy fuerte! Me tienes para lo que necesites, de verdad.

Hace 9 meses

Hola Andres,

Mucho animo! El dolor es lo peor , ojala consigan controlarlo, seguro que si. ¿No toma morfina?, es normal que te sientas asi, a mi me da mucho miedo pensar mi vida sin mi padre, de hecho lo aparto de mi mente rapidamente... Ojala que esto sea un bache y lo supere como otras veces, ¿porque no?

Te mando mucha fuerza y animo! Ya nos vas contando.

Un beso a tod@s, a bellaluna, mary, jesus, marisol, manuel, a tod@s.

Hace 9 meses

Hola Andrés. No sabes como entiendo ese batiburrillo de emociones... que a veces parece que se estancan porque ya no sabes ni que sentir!

Te mando toda la energía para empezar el año con ganas, sé que es difícil, pero seguro que algo te llega! :)

Mucho ánimo y un fuerte abrazo!

Yo dejo por aquí mi historia, que hace mucho que no me pasaba y no tenía noticias vuestras... https://menosmiedosymasganas.wordpress.com