¿Cómo te podemos ayudar?

Rollitos de lenguado

Receta de otoño, elaborada por la cocinera y dietista Marta Rimblas y el cocinero Felipe Celis

Imágen de rollitos de lenguado con verduras al pesto

 

Ingredientes (para 4 personas)

Para el lenguado:

  • 12 filetes de lenguado (3 lenguados)
  • Un manojo de judías verdes (cortadas a lo largo)
  • 4 zanahorias cortadas a tiras gruesas
  • Albahaca seca
  • Sal

Para el pesto:

  • 50 g de hojas de albahaca
  • 4 cucharadas de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • 120 ml (1/2 vaso) de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de parmesano en polvo (se puede sustituir por 4 cucharadas de almendra en polvo en caso de intolerancia a la lactosa)
  • Sal

Para el puré de patatas y piquillos:

  • 500 g de patatas
  • 50 g de pimientos del piquillo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal

 

Elaboración

 

Para el pesto:

Batir todos los ingredientes hasta conseguir la consistencia deseada de crema espesa.  

 

Para el puré de patatas y piquillos:

Cocer las patatas. Mientras tanto, pelar y laminar los dientes de ajo y sofreírlos a fuego lento en una sartén con aceite de oliva. Cuando las patatas estén cocidas, ponerlas en un recipiente amplio, incorporar el sofrito de ajos y los pimientos del piquillo. (se puede hacer igual pero sin el sofrito de ajos) y triturar hasta conseguir la consistencia de puré.

Para el lenguado:

Cocer al vapor o escaldar las judías y las zanahorias a tiras dejándolas al dente. A continuación,  espolvorear cada filete con una pizca de albahaca seca y una pizca de sal y enrollarlos con las  tiras de zanahoria y judías verdes en medio, dejando que sobresalgan por cada lado. Se pueden fijar con hilo de cocina o palillo largo. Finalmente, cocinar los rollitos de lenguado al horno o al vapor durante unos 10 minutos.

 

 

Montaje del plato

Servir el pescado sobre una base de puré (2 cucharadas) con un poco de pesto por encima.

 

 

Recomendaciones

 

Resulta un plato muy recomendable para personas con falta de apetito debido a su riqueza nutritiva. También destaca por su bajo contenido en grasa al tratarse de un pescado blanco, el cual lo convierte en un plato apto en casos de nauseas y vómitos. Debido a su textura suave, es aconsejado  para personas que sufren  inflamación de las mucosas. Debido a su alto contenido en verduras, es adecuado en situaciones de estreñimiento. Si se sustituye el parmesano del pesto por harina de almendras, hace que se convierta en un plato apto para intolerantes a la lactosa.

Contenido relacionado