¿Cómo te podemos ayudar?

Amigos

Tus amigos, vecinos, conocidos… Probablemente ahora te asalten un montón de dudas: ¿Se lo digo? ¿Qué les digo?

Puede que no sepas qué hacer, si hablar o no con ellos y de qué forma es mejor hablarlo. 

Debes saber que, en general, tus amigos, especialmente aquellos más cercanos, pueden y quieren ayudarte. 

Pero también debes saber que hablar de tu enfermedad con ellos tiene que ser decisión tuya. No se puede afirmar que sea siempre bueno dar información o compartir nuestras preocupaciones y sentimientos. Tampoco se puede decir que siempre sea negativo ocultarlos o suavizarlos.

Dependiendo del momento, tú necesitarás una cosa u otra. 

En general, hablar con aquellas personas más cercanas a ti, aquellas en las que tengas más confianza, te ayudará a desahogarte, a sentirlos más cercanos y sentirte tú menos solo o a pedirles ayuda si la necesitas. 

Para poder hacer esto, no hay recetas mágicas. A veces necesitarás hablar de la enfermedad, otras hablar de los tratamientos y muchas veces compartirás los miedos o expresarás tu tristeza, preocupación o rabia. 

A veces puede que te encuentres con apoyo y buena disposición de ayuda por parte de tus amigos. Otras veces es posible que no sea tan fácil y notes que están muy preocupados o angustiados. Intenta entenderles. Ten en cuenta que para ellos también es una situación nueva y difícil y que tampoco saben bien cómo actuar. 

Respeta su forma de reaccionar, trata de conocer también sus sentimientos y temores, pero si lo necesitas, pon límites a la relación. 

Si lo que deseas es estar solo o acompañado únicamente de las personas con las que tienes una relación más estrecha, tienes derecho hacerlo. A veces los amigos, guiados por el deseo de ayudar, pueden invadir la intimidad o no ser conscientes de tus necesidades, y hacerte llegar, por ejemplo, su intención de visitarte o hacerte alguna propuesta para compartir el tiempo de ocio. En esos casos, puedes agradecer el ofrecimiento, y, si ese es tu deseo, manifestar tu negativa.

En cualquier caso, siempre es recomendable que compartas momentos de relax y diversión con quien tú desees. El TIEMPO LIBRE compartido te ayudará a compensar los malos ratos y a recuperar energías.

Contenido relacionado