¿Cómo te podemos ayudar?

¿Qué es el cáncer de estómago?

El estómago es una porción dilatada del tubo digestivo con forma de jota que varía de una persona a otra y según la postura.

Ilustración del estómago

 

Los alimentos una vez deglutidos, pasan al esófago (tubo largo y delgado que transporta los alimentos) y de éste al estómago. Tras éste empieza el largo intestino delgado, seguido del intestino grueso, recto y finalmente, el ano.

El estómago se sitúa en la parte alta del abdomen.  Por su localización tiene unas relaciones anatómicas muy complejas e importantes en el hígado, con la vía biliar, con el colon transverso y con el páncreas, órgano que se sitúa por detrás del estómago.

Las partes que se consideran en el estómago son:

  • FUNDUS: inmediatamente después del cardias o zona de unión con el esófago.
  • CUERPO
  • ANTRO: antes del final del estómago (el píloro).

 

 

 

El estómago posee dos esfínteres:

  • El cardias: que separa el estómago del esófago. Impide que el contenido del estómago vuelva al esófago (reflujo gastroesofágico).
  • El píloro: separa el estómago de la primera porción del intestino delgado, el duodeno.

El estómago presenta dos curvaturas, una mayor dirigida hacia la izquierda y otra menor dirigida hacia la derecha.

El interior del estómago está cubierto por una mucosa con muchos pliegues. Esta mucosa contiene multitud de glándulas que se encargan de producir una serie de sustancias (enzimas) que continúan el proceso de la digestión que se inició con la masticación.

Rodeando a esta capa se encuentra la submucosa, que a su vez está recubierta por una capa muscular, constituida por múltiples fibras que le confieren resistencia y permiten la mezcla de los alimentos. Su exterior está recubierto por una membrana denominada serosa o peritoneo.

 

El tumor maligno procedente de las células de la mucosa del estómago se denomina cáncer de estómago o cáncer gástrico.

 

Se trata histológicamente de un adenocarcinoma al derivar de células que forman parte de una glándula, las glándulas gástricas. 

Si el tumor deriva de las células de la pared muscular o de otro tipo de células diferentes a las de la mucosa se trata de un tumor diferente al cáncer gástrico, y lo veremos en otras secciones (enlace con Sarcomas de partes blandas y con tumor de GIST).

Cuando el origen de las células tumorales es el tejido linfoide que se encuentra entremezclado con el gástrico, entonces se trata de un Linfoma (Linfomas no Hodgkin tipo MALT). 

Este tumor maligno, puede crecer de cuatro maneras: 

 1.- Crecimiento local: el crecimiento local se puede producir de dos maneras; bien por contigüidad dentro del estómago hacia el esófago y hacia el duodeno o en profundidad. Una vez que ha atravesado todo el espesor de la pared del estómago, el tumor puede invadir otros órganos próximos como el hígado, vesícula, páncreas, colon, riñón derecho, etc.

2.- Diseminación linfática: el estómago posee una rica red de vasos linfáticos que permiten el drenaje de la linfa a múltiples regiones ganglionares.  La diseminación por esta vía se realiza de forma ordenada, afectando primero a los ganglios más próximos y posteriormente a los más alejados. La red de ganglios linfáticos perigástricos es muy abundante.

3.- Diseminación hematógena: esta diseminación se produce a través de los vasos sanguíneos preferentemente hacia el hígado, pulmones y huesos.

4.- Diseminación peritoneal: Es frecuente en los tumores abdominales por implantación de las células tumorales en el peritoneo (membrana que reviste la cavidad abdominal y envuelve las vísceras). Estas células crecen sobre el peritoneo hasta formar nódulos que pueden tener distintos tamaños (desde milímetros a varios centímetros). En esta situación se dice que existe una carcinomatosis peritoneal. En la mujer esta vía de diseminación puede dar lugar a implantes tumorales en el aparato genital femenino, especialmente en los ovarios.

 

Contenido relacionado