Causas del cáncer de cérvix

La principal causa del cáncer de cérvix y según recientes investigaciones, es la transmisión sexual del VPH (papilomavirus humano). Pero también existen más factores: 

  • VPH. 
  • Tabaco.
  • Uso prolongado de anticonceptivos.
  • Un sistema inmunitario debilitado.
  • Infección con clamidia
  • Sobrepeso

Virus del Papiloma en el cuello uterino

El VPH es el mecanismo de contagio más frecuente (40-80 %), tras una relación sexual sin protección, (incluyendo el sexo vaginal, anal y hasta oral). Se transmite por vía sexual por contacto  con las superficies mucosas y cutáneas con personas infectadas, sin embargo, el uso de preservativos no elimina al 100% la posibilidad de transmisión durante la relación sexual.

El grupo de los virus papiloma está constituido por más de 150 tipos. Estos pueden causar verrugas o papilomas. Existen algunos tipos de virus papiloma denominados de alto riesgo que infectan los genitales tanto masculinos como femeninos como el VPH 16, 18, 45, 56 y otros, que pueden causar cáncer en el cuello del útero,  vulva, y vagina en mujeres, cáncer de ano, boca y garganta en hombres y mujeres y cáncer de pene en el hombre. Estos virus se transmiten de persona a persona durante las relaciones sexuales.

Ciertos tipos de VPH pueden causar verrugas en los órganos genitales femeninos y masculinos, así como en el área del ano. A estos tipos se les llama VPH de bajo riesgo porque rara vez están relacionados con el cáncer.

La infección por VPH es muy frecuente, aunque en  la mayoría de las personas el organismo puede eliminar la infección por sí mismo. Sin embargo, en ocasiones la infección se hace crónica y es, en estos casos, cuando puede causar cáncer. Actualmente, no existe un tratamiento eficaz para la infección por estos virus. Sin embargo, las verrugas, papilomas o cualquier crecimiento anormal causado por estos virus pueden ser tratados eficazmente, con lo que se disminuye el riesgo de cáncer.

factores de riesgo del cáncer de cérvix - vph


 

tabaco

Las fumadoras tienen aproximadamente el doble de probabilidades respecto a las no fumadoras de padecer cáncer de cuello uterino. Parece ser que los productos del tabaco dañan el ADN de las células en el cuello uterino y pueden favorecer el desarrollo de este tumor. Además, el consumo de tabaco hace que el sistema inmunitario sea menos eficaz en combatir las infecciones con VPH.

El hábito creciente de fumar, sobre todo entre las jóvenes, hace temer un aumento en la incidencia de esta enfermedad.

Uso de anticonceptivos

Parece que el uso prolongado de anticonceptivos también aumenta el riesgo en mujeres portadoras del HPV. Ese riesgo es mayor cuanto más tiempo se tome los anticonceptivos. Sin embargo, el riesgo se reduce aproximadamente a los 10 años después de dejar de tomarlos.

Un sistema inmunitario debilitado

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) causa daño al sistema inmunitario por lo que estas mujeres presentan mayor riesgo de infecciones por VPH y tienen más dificultad para que su organismo lo elimine. Además, en estas mujeres una lesión precancerígena  de cuello uterino puede transformarse en un cáncer invasivo con mayor rapidez de la normal.

Otro grupo de mujeres con riesgo de cáncer de cuello uterino son aquéllas que reciben inmunosupresores para tratamiento de una enfermedad autoinmune o aquellas que han tenido un trasplante de órgano.

Infección con clamidia

La clamidia es una bacteria que se transmite mediante el contacto sexual. La infección con clamidia puede causar inflamación de la pelvis y producir infertilidad.

Algunos estudios demuestran que las mujeres que tienen o han padecido una infección por clamidia tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino.  A menudo, esta infección es sintomática y se diagnostica solo si se realiza un estudio específico para clamidia en las revisiones ginecológicas de rutina. 

Dieta y sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad y una dieta pobre en frutas y verduras puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de cuello de útero.