Diagnóstico del cáncer de piel. ¿Cómo saber si tienes cáncer de piel?

Ante una lesión sospechosa de cáncer de piel, el médico le realizará una serie de pruebas para realizar un diagnóstico:

Test de autoexploración de la piel

Si crees que tienes alguna lesión sospechosa de ser un cáncer cutáneo, puedes examinar tu piel siguiendo estos pasos. En caso de encontrar algo te recomendamos que informes a tu médico lo antes posible.

Detectar cáncer de piel - Como hacer una autoexploración de la piel

 

Examen en la piel

Para detectar lunares, manchas de nacimiento u otras áreas pigmentadas con aspecto anormal en cuanto a color, tamaño, forma o textura. Además el médico realizará inspección del resto del cuerpo incluyendo las zonas ganglionares próximas a la lesión sospechosa, así como el fondo de ojo y las mucosas (oral, rectal…).

Diagnosticar cáncer de piel - Examen en la piel

 

Biopsia

Consiste en tomar una muestra de la lesión sospechosa. Si es posible se realiza una biopsia que extirpe la lesión por completo. Si la lesión está debajo de la uña se recomienda extirpar la uña, total o parcialmente. A veces hay que tomar biopsia de las mucosas: oral o genital. Un patólogo lo analizará en un microscopio para determinar si existen células cancerosas.

El resultado de la biopsia debe incluir qué tipo de tumor es y, si es un melanoma, el nivel de profundidad de la invasión tumoral en milímetros para orientar pronóstico y tratamiento, y debe determinar si los márgenes de resección son adecuados.

Pruebas diagnósticas adicionales

En el caso de diagnóstico de cáncer de piel basocelular, es excepcional que se extienda a los ganglios linfáticos o a otros órganos, por lo que no es necesario realizar otras pruebas diagnósticas.

Sin embargo, cuando se diagnostica un carcinoma epidermoide cutáneo o un melanoma, es necesario realizar estudios para determinar la extensión del tumor. En ocasiones es necesario realizar biopsias (toma de tejidos) en ganglios linfáticos que están cerca del tumor. Particularmente en los pacientes con melanomas más avanzados localmente se necesita estudio de extensión que comprende exámenes radiológicos del cerebro, cuello, tórax, abdomen y pelvis y huesos (radiografías, ecografías, tomografía computerizada o resonancia magnética nuclear, tomografía de emisión de positrones y a menudo gammagrafía ósea). 
 

Diagnóstico clínico visual

El diagnóstico clínico visual es importante para sospechar la presencia de esta enfermedad, aunque la biopsia será la prueba diagnóstica definitiva.

La dermatoscopia es una técnica de visualización de la lesión que permite al dermatólogo encontrar signos característicos y diagnósticos de cada tumor en la gran mayoría de las ocasiones (ver diagnóstico precoz).