Causas del cáncer de próstata

En la actualidad no conocemos la causa exacta del cáncer de próstata. Como en otros tipos de cáncer, se han encontrado cambios en el ADN de las células. Estos cambios pueden ser heredados o adquiridos.

Sin embargo, los casos de cáncer de próstata hereditario solo representan entre un 5 y un 10 % de todos los casos. Se han visto implicados varios genes. A título de ejemplo BRCA1 y BRCA2, HOXB13, etc.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

El hecho de presentar alguno de estos factores de riesgo no implica que una persona vaya a desarrollar necesariamente un cáncer de próstata a lo largo de su vida. Presentar un factor de riesgo incrementa las probabilidades de padecer la enfermedad respecto a las personas que no tienen dicho factor de riesgo.

En la actualidad se conocen factores que parece que poseen una relación con el cáncer de próstata, entre ellos destacan:

Grupo poblacional

El cáncer de próstata presenta grandes variaciones de incidencia según la zona del mundo. En Europa son los escandinavos los que mayor incidencia presentan. En los países del sur como España, Grecia o Italia presentan una tasa de cáncer de próstata más baja.

El cáncer de próstata es más frecuente (aproximadamente un 70%) en varones afroamericanos que en varones blancos americanos. Los hombres de ascendencia asiática o los habitantes de las islas del Pacífico tienen las tasas más bajas de incidencia y mortalidad.  Las causas de estas diferencias no están claras.

Antecedentes familiares

Se estima que un 10% de los casos de cáncer de próstata pueden presentar un componente hereditario. Diversos estudios han demostrado que aquellos varones con antecedentes familiares de primer grado (padre, hermanos) de cáncer de próstata presentan un riesgo dos veces superior de padecer esta enfermedad.

El riesgo también es mayor si hay más casos de cáncer de próstata en la familia, sobre todo si la edad de presentación de la enfermedad es temprana (pacientes jóvenes).

Edad

La edad es el factor de riesgo más importante. El cáncer de próstata es una enfermedad que, fundamentalmente, afecta a varones con edad avanzada. Su incidencia aumenta de forma importante a partir de los 50 años. El 60% de los casos son personas mayores de 65 años.

Causas del cancer de próstata

 

Hormonas

El inicio y la progresión del cáncer de próstata están influenciados por los andrógenos (testosterona). Se sabe que estos tumores disminuyen o desaparecen cuando lo hacen los niveles de dicha hormona.

Dieta

Hay evidencia de que las dietas con alto contenido en grasas podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata, así como la ingesta de mucha carne roja y productos lácteos con alto contenido en grasas, aunque no hay una evidencia consistente.

Cambios genéticos

En un pequeño porcentaje de casos, el cáncer de próstata puede estar relacionado con ciertos cambios genéticos. Las mutaciones en los genes BCRA1 y en especial del BRCA2, además de estar relacionados con el cáncer de mama y ovario, pueden aumentar el riesgo de sus portadores varones para padecer un cáncer de próstata.

Los pacientes que padecen el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis o HNPCC) o de Li-Fraumeni tienen un mayor riesgo de padecer otros tipos de cáncer, como el de próstata

Se han implicado otros genes en el cáncer de próstata, como se ha visto en apartados precedentes.

Otros factores de riesgo

En algunas ocasiones, se han asociado determinadas situaciones con el cáncer de próstata, pero, actualmente, no existe evidencia consistente  de dicha relación: vasectomía, actividad sexual o con la Hiperplasia benigna de próstata y la prostatitis.

  • La obesidad no tiene un claro papel en el cáncer de próstata, pero en algunos trabajos se ha relacionado con la aparición de casos más agresivos.
  • El consumo de tabaco no se relaciona con el cáncer de próstata como en otros tumores, habiendo algunos estudios que parecen sugerir un mayor riesgo de mortalidad por este tipo de tumor, aunque son necesarias más investigaciones.
  • Exposición a ciertas sustancias químicas (como la exposición profesional al cadmio), pueden incrementar el riesgo.

 Evitar la obesidad, disminuir el consumo de alcohol y suprimir el hábito de fumar representan una actitud muy aconsejable para mantener en buenas condiciones la salud de nuestro organismo.

Hazte socio de la AECC y colabora en la lucha contra el cáncer.