Seguimiento del cáncer de cuello uterino o cérvix

Después de finalizar el tratamiento, es necesario realizar consultas de seguimiento con el oncólogo durante años. Es muy importante que acudas a todas tus citas de seguimiento del cáncer de cuello uterino .

En estas visitas, tu médico te preguntará  sobre tu estado general y la aparición de nuevos síntomas, posteriormente te hará una exploración y probablemente te solicite una serie de pruebas para confirmar que todo va bien.

seguimiento y revisiones para el cáncer de cérvix

 

Revisiones tras el cáncer de cuello uterino

Las revisiones del cáncer de cérvix, son necesarias para confirmar que sigues bien, para seguimiento y control de los efectos secundarios del tratamiento y para instaurar, en caso necesario, un tratamiento lo más rápidamente posible.

Incluso tras el tratamiento más completo, existe un riesgo de reaparición de la enfermedad. Su diagnóstico precoz permite instaurar un nuevo tratamiento y por tanto puede ser más fácil lograr que desaparezca y mejorar los síntomas.

Periodicidad de las revisiones

La frecuencia de las visitas de seguimiento y las pruebas solicitadas suelen seguir un protocolo, aunque puede variar dependiendo de la fase de la enfermedad.

En los primeros dos años probablemente las revisiones se realicen cada 3 meses, posteriormente y hasta los 5 se harán cada 6 meses. A partir de los 5 años las revisiones serán anuales.

¿Cuáles son las pruebas a realizar?

Las pruebas que habitualmente se solicitan en las revisiones periódicas tras la realización de una exploración ginecológica minuciosa, pueden ser las siguientes: 

  • Analítica completa: se determinan parámetros que nos indican el funcionamiento del hígado, del riñón y del resto de órganos. 
  • Radiografía de tórax: con ella se valora cómo están los pulmones.
  • Ecografía abdominal: permite visualizar la existencia o no de lesiones en el hígado que nos hagan sospechar una metástasis.
  • TC pélvico: se estudia el estado de la pelvis.
  • RM pelvis: es más precisa que el TC para ver los tejidos de la pelvis y si hay recidiva.
  • Citología vaginal: la realiza el ginecólogo y permite ver si existen células tumorales en el cuello del útero.

recomendaciones

Las revisiones son el momento perfecto para hablar con tu oncólogo sobre cualquier cosa que te preocupe como aparición de nuevos síntomas o persistencia de los mismos.

Tras el tratamiento es importante adoptar estilos de vida saludables, tales como dejar de fumar, una alimentación sana y equilibrada, realizar ejercicio físico de  forma habitual y mantener un peso saludable. Se sabe que estos cambios en tu forma de vida pueden tener efectos positivos en su salud.